• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Jugar en familia, un espacio para compartir y transmitir valores

22/01/2014

El juego es una valiosa herramienta de comunicación e interacción con aquellos a quienes queremos.

Proporciona un espacio distendido, donde podemos mostrarnos y también experimentar. Favorece momentos donde todo es posible y nos permite divertirnos juntos, aprendiendo y dedicándonos una atención activa en un ambiente relajado.

Estimular a los niños la capacidad para jugar

Los padres tenemos un papel fundamental a la hora de facilitar las condiciones necesarias para que el juego de los niños se desarrolle de manera natural y espontánea. 

Se debe planificar un tiempo y un espacio para jugar, más allá de las múltiples actividades formativas y deportivas que deseamos que hagan los niños.

Jugar con los hijos ayuda a transmitir actitudes y valores

La familia es muy importante en la socialización de los niños, el juego permite al adulto formar parte de una vivencia donde está especialmente receptivo para mostrar modelos positivos y educar en los valores que configuran nuestra manera de ser y de hacer, en definitiva nuestra cultura.

Disfrutar del juego de los niños es un placer 

Para jugar, los niños necesitan que los padres se mantengan cerca y les acompañen en sus juegos observando con entusiasmo su actitud lúdica, compartiendo las emociones o los retos y, por supuesto, divirtiéndose con ellos. 

La acción de jugar con nuestros hijos debe hacerse sin pedir ninguna otra compensación que una cierta y tierna complicidad.

Promover la diversidad y la riqueza del juego 

Es importante elegir los juguetes pensando en el niño o la niña en concreto, teniendo en cuenta su edad, sus necesidades de juego y sus capacidades. 

Los adultos tenemos más recursos cognitivos y criterios para animar a jugar con diferentes tipos de juego: manipulación y construcciones, juego simbólico, juegos de conocimientos y expresión plástica, juegos de mesa, juegos de movimiento y deportivos.

Decidir juntos es vital para una buena comunicación y relación 

Es necesario buscar la complicidad de los niños en la selección de juguetes. Hay que dialogar y compartir las decisiones a la hora de elegir qué juguetes se compran. Hay que apoyar las iniciativas de los niños, pero no siempre es necesario que tengan todo lo que piden. 

¡Tener mucho no es garantía de jugar más! Cualquiera es un buen momento para contrastar ideas y opiniones acerca de la publicidad y la presión que ésta ejerce socialmente, por ejemplo: los roles de género, distinguir entre ficción y realidad ...

Enseñar a respetar y a utilizar bien los juguetes 

Y cuando no estemos inmersos en el juego, acompañarlos discretamente es un aspecto clave para evitar riesgos innecesarios y favorecer el uso seguro de los juguetes, proporcionando las indicaciones y las precauciones necesarias para que el juego se desarrolle bajo los parámetros previstos para su uso. 

Sin embargo, no es aconsejable sobreproteger los niños, pues los padres y madres debemos aprender a aceptar que ¡un cierto riesgo forma parte de la aventura de jugar!

Artículo escrito por:

Logo Marinva

Comparte