• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Infecciones por Campylobacter: síntomas, detección y prevención

31/01/2018

Las bacterias del género Campylobacter son unas de las principales causas de la diarrea y de las enfermedades que se transmiten a través de los alimentos ("intoxicaciones alimentarias"). Unos buenos hábitos de lavado de manos y de seguridad alimentaria ayudan a prevenir estas infecciones, que suelen remitir por si solas pero que a veces se han de tratar con antibióticos.

Las bacterias del género Campylobacter viven en los intestinos de muchos animales salvajes y domésticos. Pueden infectar a los seres humanos cuando heces (cacas) de animales infectados contaminan los alimentos, como la carne (sobre todo la de pollo), el agua (procedente de riachuelos o ríos próximos a la áreas de pasto) y la leche no pasterizada que ingieren los seres humanos.

Las bacterias Campylobacter infectan y atacan el revestimiento del intestino grueso y delgado, y también pueden afectar a otras partes del cuerpo.

Se trata de una infección contagiosa, ya que una persona la puede contraer al entrar en contacto con la materia fecal (las cacas) procedente de otra persona infectada (sobre todos los pañales sucios de un bebé). Los animales domésticos también la pueden trasmitir a los seres humanos.la

Síntomas de una infección por Campylobacter

Los principales síntomas son: fiebre; retortijones abdominales; diarrea (de leve a grave).

La diarrea suele ser líquida o acuosa al principio, pero luego es posible que contenga sangre y mucosidades. A veces, el dolor abdominal parece ser peor que la diarrea. En estos casos, esta infección se puede confundir con una apendicitis o un problema relacionado con el páncreas. La diarrea puede llevar a una deshidratación (sed, irritabilidad, inquietud, mareo, somnolencia, ojos hundidos, boca seca o pegajosa, piel seca, menos orina). Por eso se debe observar atentamente a los pacientes.

En una cantidad reducida de casos, la campilobacteriosis puede evolucionar a una artritis reactiva (un tipo de inflamación de las articulaciones) o a un síndrome de Guillain-Barré (un trastorno autoinmunitario infrecuente).

Tratamiento de una infección por Campylobacter

La mayoría de los niños con infecciones por Campylobacter se recupera sin necesidad de medicarse. A veces, el médico puede recetar antibióticos, sobre todo si el niño es muy pequeño o si sus síntomas son graves o duraderos. No uses ningún medicamento contra la diarrea de venta sin receta médica sin el visto bueno del médico de tu hijo.

Los pacientes deben beber abundantes líquidos mientras dure la diarrea. Los zumos de frutas y los refrescos pueden empeorar la diarrea y, por lo tanto, se deben evitar. Si tu hijo está deshidratado, es posible que su médico te recomiende administrarle una solución de rehidratación oral. Los bebés amamantados que contraigan una campilobacteriosis deben seguir mamando a lo largo de toda la enfermedad.

La diarrea suele remitir al cabo de dos a cinco días, y los niños suelen estar completamente recuperados al cabo de aproximadamente una semana. Con reposo y cuidado en casa, la mayoría de los niños con una infección por Campylobacter se recupera por completo y con rapidez.

Pautas para prevenir las infecciones por Campylobacter

Consumid agua potable que haya sido analizada y aprobada para consumo humano (sobre todo en países en vías de desarrollo), y comprad solo leche y zumos pasterizados. Cuando vayáis de acampada o de excursión, no bebáis agua de riachuelos o procedente de lugares próximos a áreas de pasto.

Lavaros las manos a conciencia antes de preparar comida y después de tocar carne cruda, sobre todo, la que sea de ave. Matad las bacterias que contengan las carnes y los huevos cocinándolos bien. Limpiad las tablas de cortar, la encimera y los utensilios que entren en contacto con la carne cruda utilizando agua caliente y jabón. Limpiad los productos agrícolas, sobre todo la verdura de hoja oscura, antes de servirla.

Cuando cuides de un miembro de tu familia que tenga diarrea, lávate las manos a conciencia y a menudo, sobre todo antes de tocar a otras personas y de comer o preparar alimentos. Lava y desinfecta los retretes después de que los utilice una persona con diarrea.

Acceso a la fuente de consulta:

Campylobacter infections. KidsHealth. [Fecha de consulta: 31/01/2018]

Comparte