• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Infección del oído: la otitis media aguda

24/04/2012

La otitis es una inflamación del oído. Media se refiere a la localización en el oído medio, detrás del tímpano (membrana que separa el conducto auditivo del resto del oído) y aguda porque los síntomas aparecen con rapidez en pocas horas.

Es una de las enfermedades más comunes que afectan a bebés y a niños pequeños: al cumplir los 3 años, tres de cada cuatro niños habrán tenido otitis media.

La otitis media aguda es frecuente en bebés y en niños pequeños que aún no han aprendido a hablar. Deberemos sospechar de una otitis media cuando lloran más de lo normal, se frotan o se tiran de las orejas, no duermen bien o se encuentran muy irritables.

Si ya hablan nos dirán que les duele el oído. En muchos casos pueden tener fiebre y a veces presentar otorrea (secreción en uno o ambos oídos). No siempre un dolor de oídos es debido a una infección del oído medio, también puede ser causado por otras afecciones.

Causas

Las infecciones de oído se deben a bacterias o virus que entran en el cuerpo a través de la nariz y la boca. Los lugares donde hay muchos niños juntos (guarderías, por ejemplo) ayudan a los gérmenes a propagarse más fácilmente. Las infecciones respiratorias, las alergias y los contaminantes aéreos (tales como el humo del tabaco) también pueden provocar inflamaciones de oído.

Diagnóstico

El médico realizará un examen exhaustivo, obtendrá un historial de síntomas y hará unas pruebas sencillas. Deseará averiguar con qué libertad puede moverse el tímpano, si funciona bien la trompa de Eustaquio, si hay fluido en el oído medio y si se ha producido alguna pérdida auditiva.

La irritabilidad y el hecho de frotarse la oreja en los bebés no significan necesariamente que haya una infección o un problema de oído serio. Un examen completo y un historial de síntomas pueden ayudar al médico a hacer un diagnóstico exacto y, probablemente, a evitar el uso de antibióticos innecesarios.

Tratamiento

Si hace falta, el médico recetará un medicamento. A veces se recetan antibióticos para las infecciones del oído. Es importante saber cómo actúan los antibióticos. Sólo matan bacterias, microorganismos que causan enfermedad. No sirven cuando lo que causa la enfermedad es un virus, como en el caso de un resfriado. Aunque se vea y se sienta bien, y deje de tirarse de las orejas, es posible que la infección siga estando en otras partes del cuerpo del niño. Si no termina el antibiótico, las bacterias pueden volver.

El médico también puede recetar medicamentos para aliviar el dolor de oído del niño, como por ejemplo el paracetamol o el ibuprofeno. Los medicamentos para la alergia ("antihistamínicos") o para aliviar la congestión nasal ("descongestivos") no sirven para prevenir o tratar la otitis media. Se observará la evolución en los días siguientes. La gran mayoría se resuelven en pocos días sin secuelas.

¿Puedo hacer algo más?

Aplicar calor seco sobre el oído puede ayudarle a reducir el dolor. También cuidar la higiene nasal. Es preferible aspirar el moco en lugar de sonarse fuerte. Evite la entrada de agua en el oído si tiene otorrea. Los cambios bruscos de presión atmosférica aumentarán el dolor: evite los viajes en avión o subir puertos de montaña.

¿Se pueden prevenir las infecciones del oído?

Existe evidencia de que los siguientes factores ayudan a prevenirlas:

  • La lactancia materna disminuye el riesgo de infecciones del oído.
  • Si toman el biberón que no lo hagan en postura tendida.
  • No deben estar en espacios donde se fume.

Fuente: http://www.aepap.org/familia/otitismed.htm

Comparte