• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Ictericia del recién nacido: ¿por qué algunos neonatos tienen la piel de color amarillo?

19/01/2016

Se llama ictericia a la coloración amarillenta de la piel que se produce por un aumento en la sangre de una sustancia llamada bilirrubina (hiperbilirrubinemia). La bilirrubina es una sustancia que se encuentra en condiciones normales en nuestra sangre en concentraciones bajas. Hay una serie de situaciones en que su concentración puede aumentar por encima de los límites de la normalidad. 

Este es el caso de la ictericia del recién nacido. Debido a la inmadurez del hígado en todos los recién nacidos se produce, de forma natural o fisiológica, una elevación transitoria de los niveles de bilirrubina durante las primeras semanas de vida (ictericia neonatal fisiológica). Suele manifestarse en la coloración amarillenta de la piel, de forma más evidente en la cara y el tronco del recién nacido, a partir del segundo o tercer día de vida y desaparece progresivamente a lo largo del primer mes de vida. 

Generalmente en la ictericia fisiológica la elevación de los niveles de bilirrubina suele ser ligera o moderada y no precisa ningún tratamiento. En estos casos, al alta se recomienda la exposición del recién nacido desnudo a un ambiente luminoso en su domicilio durante treinta minutos, dos veces al día, y control por su pediatra de atención primaria.

En una minoría de casos la elevación de la bilirrubina es mayor y precisa tratamiento para evitar el daño neurológico que pudiera producir. El tratamiento suele iniciarse con fototerapia, pues la luz favorece la degradación de la bilirrubina depositada en la piel. Para ello se coloca al recién nacido desnudo en la cuna, bajo una lámpara o sobre un colchón de luz azul. Se le coloca protección ocular con unos parches para evitar que la luz produzca daño en la retina. La fototerapia ha de realizarse durante el mayor tiempo posible a lo largo del día y puede mantenerse mientras la madre da el pecho. 

En una pequeña proporción de los recién nacidos, la ictericia puede ser la manifestación de alguna enfermedad (ictericia patológica), sobre todo si aparece ya el primer día de vida. Las causas más frecuentes de ictericia patológica son la incompatibilidad de grupo sanguíneo del recién nacido y la madre (isoinmunización AB0 o Rh), una elevada concentración de glóbulos rojos en sangre (poliglobulia), las infecciones y la hemólisis (destrucción de glóbulos rojos) de otras causas.

En estos casos sí es necesario el ingreso y, además del tratamiento de su causa y de la fototerapia, pueden ser necesarios otros, como la exanguinotransfusión, para evitar el daño neurológico si los niveles de bilirrubina son muy elevados.

Actualmente existen dispositivos (bilirrubinómetros transcutáneos) que, en casos de ictericia ligera y moderada, permiten estimar con fiabilidad y de forma rápida e indolora, los niveles de bilirrubina en sangre de un recién nacido sin necesidad de realizar una analítica de sangre. Este método sólo es fiable en casos de niveles de bilirrubina inferiores a 12-13 mg/dL y de recién nacidos que no estén recibiendo fototerapia. 

Comparte