• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Herpes labial en niños, por qué ocurre y cómo acabar con él

06/06/2017

El del herpes simple tipo 1 (VHS 1) es un virus con el que la mayoría de nosotros entra en contacto durante la infancia. La infección inicial que produce es la estomatitis, un episodio de fiebre que suele ser elevada, llagas en la boca, dolor de garganta e inflamación de los ganglios del cuello. 

Sin embargo, a diferencia de la mayoría de virus, nuestro sistema inmune no es capaz de eliminarlo por completo. Éste queda latente en los ganglios nerviosos del cráneo y, en algunas situaciones en que nuestras defensas pueden “bajar la guardia” (estrés, falta de sueño, algunas enfermedades, exposición al sol…), el virus del herpes se manifiesta de nuevo produciendo unas lesiones características que generalmente afectan a la piel de los labios. Por tanto, se llama herpes labial a la recidiva de la infección por el virus del herpes tipo 1. 

Se caracteriza por pequeñas ampollas (vesículas) agrupadas, en forma de racimos, rodeadas de una piel ligeramente enrojecida, que con el paso de los días se rompen y se cubren de una costra. Generalmente producen picor y sensación de hormigueo o quemazón, incluso antes de aparecer las lesiones. Habitualmente se les llama “calenturas”. Al tratarse de lesiones superficiales, en una semana aproximadamente curan sin dejar cicatriz. 

¿Cómo se contagia?

El virus se contagia en la infección inicial a través de las gotas de saliva, y en el caso de las recidivas (herpes labial) por el contacto con el líquido que contienen las vesículas.

Por tanto, es importante que los niños en esos días no asistan a guardería o colegio hasta que las lesiones estén en fase de costra y que no compartan utensilios como vasos, cubiertos, etc.

¿Cuál es su tratamiento?

Actualmente no existe ningún tratamiento curativo que erradique el herpes. El aciclovir tópico en pomada puede disminuir el contagio pero no ha demostrado eficacia en la curación de las lesiones.

Puede aplicarse vaselina en las lesiones para prevenir que las costras se fisuren y sangren, disminuir las molestias que se derivan de ello y facilitar su curación. 

En personas predispuestas es importante tener en cuenta los factores desencadenantes y, en la medida de lo posible, evitarlos o minimizarlos: intentar evitar el estrés en la medida de lo posible, aplicar protección labial en caso de exposición solar…

¿Qué complicaciones puede producir?

El herpes labial suele curar sin complicaciones. La más frecuente es la sobreinfección de las lesiones por bacterias de la piel, lo que se conoce como impetiginización. Se reconoce por la aparición de signos de inflamación en las lesiones y la aparición de nuevas alrededor, pues se contagia por contacto.

Para su tratamiento suele ser suficiente con una higiene diaria adecuada con agua y jabón y con la aplicación de antibióticos tópicos, en crema o pomada.

Las recidivas del herpes, cuando afecta a zonas más delicadas como la córnea, pueden producir complicaciones más importantes.

 

Comparte