• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Guía para un buen uso y consumo de los medicamentos

26/05/2014

Medicamento es toda sustancia capaz de prevenir, diagnosticar, aliviar o curar enfermedades o dolencias, o de afectar a funciones corporales o al estado mental. Por ello, un buen uso es fundamental para nuestra salud y la de nuestros hijos. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define medicamento como “toda sustancia química que, introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones físicas o químicas de éste”. En función de sus efectos sobre el organismo, se hablará de sustancia medicamentosa o medicamento, si son fundamentalmente beneficiosos (a pesar de que todos los medicamentos poseen efectos adversos o no deseados), o se hablará de tóxico, si el resultado es perjudicial.

¿Cómo actúan los medicamentos? 

Los medicamentos están compuestos de moléculas denominadas principios activos, que son la sustancia responsable de producir en el organismo el efecto farmacológico. Además están compuestos de los excipientes, unas sustancias que mejoran el sabor, el olor y el aspecto y facilitan su administración. 

Sin embargo, los medicamentos pueden no sentarnos siempre bien, tener alguna sustancia que nuestro organismo no tolere o estar contraindicado en embarazadas o si padecemos algún trastorno que el médico debe evaluar. Por eso, debemos familiarizarnos con el prospecto y tener la costumbre de leerlo atentamente antes de tomarlo.

¿Qué debemos leer en el prospceto de los medicamentos?

En el prospecto encontramos los datos y la información más importantes del medicamento, en general, con un vocabulario de forma que el consumidor lo pueda entender con facilidad.

Los apartados que deben constar en el prospecto son:

  • Composición: se trata de la lista de elementos de los que está compuesto el medicamento, tanto de su principio activo como los excipientes. Si tienes alergias o intolerancias a algunos excipientes como la lactosa o algunos aromas, es lo primero que debes tener en cuenta. 
  • Indicaciones: son el conjunto de enfermedades susceptibles de ser tratadas con el fármaco. 
  • Posología: es la información respecto la dosis, frecuencia y forma de tomarlo, por lo tanto, uno de los apartados a los que prestar más atención. De hecho, se suele concretar esta información según las características de la persona. Y es que según tu peso, edad o sexo, debes seguir una posología u otra.
  • Contraindicaciones: son los casos en los que no se recomienda consumir el medicamento, ya sea por enfermedad, por pertenecer a un grupo de edad concreto (niños o ancianos por ejemplo) o por estar embarazada o lactando. 
  • Precauciones: son las situaciones  en las que no se debe consumir el medicamento o utilizarlo con extrema precaución. Son casos muy concretos que se describen exhaustivamente. 
  • Efectos secundarios: se detallan los problemas que la toma del medicamento puede causar en el organismo. Suelen ser de carácter leve y de muy baja probabilidad, pero hay que tenerlos en cuenta.
  • Interacciones: es la relación de otros medicamentos o incluso de alimentos con los que la medicación que vas a tomar tendrá un efecto menor o incluso no podrá actuar. Por lo tanto, debes saber cuáles son para evitarlos si quieres que tu tratamiento sea eficaz.
  • Conservación y caducidad: son las condiciones óptimas para poder consumir el medicamento y que no pierda eficacia. El buen estado de la medicación que tomes es de suma relevancia. Es importante conocer y respetar estas condiciones de conservación y no consumir fármacos si se sospecha que han estado expuestos a temperaturas o humedad que están fuera del rango que señala el fabricante o que estén caducados. 

Es importante conocer todos estos aspectos de la medicación  consultar el prospecto al abrir un medicamento y antes de tomarlo puede evitarnos muchos riesgos.

Además, hoy en día, disponemos también de aplicaciones para dispositivos móviles que contienen información sobre medicamentos, por lo que acceder a esta información nos resulta cada vez más fácil.

Referencia bibliográfica:

Lo que necesita saber: Medicamentos. Infermera Virtual. 2014

Comparte