• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Ganar salud con la juventud

08/06/2011

20 Recomendaciones del Ministerio de Sanidad y Consumo
La guía del Ministerio de Sanidad y Consumo del Gobierno de España analiza la salud y la calidad de vida de la juventud entre los 15 y los 29 años. Entre los principales objetivos de este documento se encuentra el actuar sobre cuestiones como la sexualidad, el consumo de alcohol y la salud mental.

A continuación ofrecemos a los lectores de FAROS una versión más accesible de las 20 recomendaciones ofrecidas en Ganar Salud con la Juventud.

  1. Compatibilizar salud y diversión: asociar salud y sacrificio no sólo no se ajusta a la realidad, sino que además puede generar una actitud de rechazo entre los jóvenes.
  2. Personalizar la intervención: no existen los remedios universales y sí, en cambio, maneras distintas de ser joven y vivir esta etapa de la vida.
  3. Participación desde la influencia de los iguales: en la elaboración de estrategias y el desarrollo de actuaciones hay que contar con la presencia y el punto de vista de los afectados.
  4. Complementar las estrategias curriculares transversales con estrategias de asesorías basadas en criterios de oportunidad: hay que combinar las actuaciones que contemplan todo el recorrido de esta etapa vital con otras que se centren en aquellos episodios puntuales que exigen una respuesta a medida.
  5. Trabajo intersectorial (elaborar respuestas “CON”): la actuación debe integrar la participación de todas las instituciones que afectan a la vida de los jóvenes (Salud, Educación, etc.).
  6. Trabajar habilidades y oportunidades, además de los conocimientos: debe trabajarse sobre el actuar, no solamente sobre el saber. Se puede conocer toda la batería de anticonceptivos y luego no utilizarlos en el momento adecuado.
  7. Colectivos y segmentos que necesitan una atención preferente: trabajar sobre juventud implica inevitablemente caer en imprecisiones; por eso conviene considerar características socioeconómicas, de género u otros rasgos particulares para determinar por grupos, cuáles precisan de una atención preferente.
  8. Perspectiva de promoción, con prevención primaria y secundaria: debe actuarse antes de que surjan los problemas, pero también cuando estos comienzan a manifestarse.
  9. La cuestión de género, sombras y oportunidades: en el análisis epidemiológico revela que en términos de mortalidad los varones salen claramente desfavorecidos, mientras que son las mujeres quienes se llevan la peor parte en lo que a enfermedades de transmisión sexual se refiere. Conviene aproximar la cuestión desde una perspectiva de igual a igual que permita desentramar los claroscuros y condicionantes que una cultura tradicionalmente patriarcal ejerce sobre las cuestiones de salud.
  10. Características básicas para la acción con jóvenes: siempre que se emprende una actuación de salud con jóvenes hay que tener en cuenta tres acciones: a) falta de inmediatez entre causa y efecto de algunas acciones de salud;  b) la proximidad entre el lo quiero y lo hago en la mentalidad de los jóvenes, y c) la fuerza del presente.
  11. Sus “espacios vitales” (familiar, educativo-laboral y de encuentro): hay que considerar que los mensajes y estímulos que reciben estos jóvenes varían considerablemente (incluso pueden llegar a contradecirse) en función del ámbito en el que se encuentran.
  12. La presencia (acompañamiento cotidiano): el punto anterior exige pues una presencia en estos ámbitos, por lo que hay que implicar a familiares y educadores en la actuación.
  13. La influencia de los medios de comunicación y otros soportes: a menudo estos canales homogeneízan muchos de los comportamientos juveniles.
  14. Los espacios clave para la acción (movida, deporte y música): Muchas veces resulta más efectivo actuar a través de aquellos canales que los jóvenes prefieren o les son exclusivos.
  15. Planes compartidos de formación en técnicas de actuación con jóvenes: Conviene desarrollar planes de formación para aquellos profesionales que interactúen con jóvenes con vistas a que su actuación sea más efectiva.
  16. Investigación y acción participativa: la realidad de los jóvenes es fluida y cambiante, es por tanto necesario trabajar desde el contacto directo y continuado para no perder detalle de aquello que sucede en cada momento.
  17. Priorizar el nivel local de atención: la planificación general debe originarse en desde un nivel central, aunque el plano más importante en el desarrollo de la actuación es siempre el local, pues permite adaptarla a exigencias particulares de cada segmento.
  18. Tener en cuenta los modelos culturales que inciden en el comportamiento de la población juvenil: aproximaciones sociológicas, antropológicas y psicológicas permitirán detectar las múltiples realidades sociales que coexisten en este grupo. Además, conviene prestar atención a cómo se configuran estos modelos (publicidad, medios de comunicación…) y de qué modo se pueden aprovechar para la promoción de la salud.
  19. Expectativas sociales hacia la juventud frente a apoyos reales y específicos: la administración, los servicios de salud y las personas adultas de referencia deben estar al lado de los jóvenes, escuchar sus demandas y entender sus expectativas para así darles una respuesta adecuada.
  20. Crear servicios sanitarios adaptados a las necesidades de jóvenes y adolescentes: desde los servicios de salud conviene comenzar a aproximar una realidad que hasta día de hoy ha sido “ignorada”, atendiéndose desde ámbitos que no contemplan sus particularidades.

Referencia bibilográfica

GANAR SALUD CON LA JUVENTUD. Instituto de la Juventud. 2010 [acceso 8 de junio de 2011]. Disponible en:  http://www.mspsi.es/ciudadanos/proteccionSalud/adolescencia/docs/jovenes_2008.pdf

Comparte