• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Un feto puede escuchar y aprender de lo que oye antes de nacer

02/06/2014

Según un estudio, los fetos pueden aprender de los sonidos exteriores porque los oyen desde la semana 27 del embarazo y esto tiene una relación directa en el desarrollo de su lenguaje y abre nuevas vías para investigar la dislexia.

Un feto que todavía se está formando en el vientre materno es capaz de oír los sonidos exteriores. De hecho, aquello que escucha antes de nacer puede tener un efecto en el desarrollo de su futuro lenguaje según un estudio realizado por la Universidad de Helsinki. El objetivo principal del estudio ha sido explorar cómo la experiencia prenatal de los sonidos moldea las bases neuronales del aprendizaje del feto y conocer cómo aplicar nuevos tratamientos a los trastornos del aprendizaje como la dislexia.

El equipo de investigación siguió la evolución de 33 mujeres embarazadas, desde la semana 29 de su gestación hasta que dieron a luz. La mitad de ellas escucharon una grabación con la palabra ‘tatata’ -o bien con su variación ‘tatota’- unas cuantas veces por semana.

Cuando nacieron sus bebés, en el momento en que los recién nacidos volvían a oír ‘tatata’ se observó que aumentaba su actividad cerebral. También se observó que cuanto más oían la grabación mayor era la actividad registrada. Además, el efecto de aprendizaje se detectaba también en otros sonidos que no habían formado parte del análisis. Por su parte, los bebés que no habían estado expuestos a la grabación en el período de gestación no experimentaban ningún cambio en el momento de oírla. 

Ante esta reacción, los científicos explican que el cerebro del feto ya sabe escuchar antes de nacer y que crea representaciones en la memoria de los sonidos que ha ido oyendo. Y es que es justo a partir de la semana 27 de embarazo cuando empieza a madurar el sistema nervioso que aún está en formación. Es por eso que los expertos creen que las citadas representaciones acaban influyendo en el lenguaje del niño y que, gracias a eso, se podrían conseguir avances en trastornos de origen genético como la dislexia. 

Referencia bibliográfica:

Learning-induced neural plasticity of speech processing before birth. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 

Comparte