• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Familias reconstituidas: consejos para iniciar un nuevo proyecto de familia con éxito

20/06/2018
Familias acopladas, familias reconstituidas, familias reconstruidas... Son variadas las expresiones que se utilizan para hablar de las familias que conviven con hijos que no son comunes. Generalmente una o las dos partes provienen de un divorcio anterior y una o ambas pueden aportar hijos e hijas a la relación común.
 
Por otro lado también es habitual que el nuevo proyecto de familia aporte nuevos hijos en común dando como resultado un nuevo mosaico muy complejo y diverso.

Nuevos modelos de familia

Dentro de los nuevos modelos de familia, las familias reconstituidas representan el modelo que más está aumentando en nuestra sociedad. Y supone un escalón más en el nivel de complejidad que pueden tener las familias.

El reto consiste en integrar dos familias que normalmente provienen de una ruptura anterior, con dos historias de vida, con dos visiones sobre la educación, con costumbres, aficiones, distribuciones del tiempo y valores diferentes... para formar una nueva familia.

Una nueva familia que de buen inicio ya es muy grande para que de una manera o de otra debe integrar también los progenitores de los niños y niñas que no forman parte de la relación así como cuatro parejas de ancianos, cantidad de tíos, tías, primos y primas, amigos y amigas de los dos lados o comunidades escolares diferentes.

En este artículo compartiremos algunos consejos para que este nuevo proyecto de familia tenga las mayores posibilidades de salir adelante con éxito.

Cierra la etapa anterior de la mejor manera posible

Si estás iniciando una familia reconstituida es porque has pasado por una separación o un divorcio. Cuando han pasado años desde la rotura, las heridas normalmente están curadas y los hijos se han podido adaptar a la nueva situación. Pero si la ruptura es reciente hay dos cosas que habría que tener en cuenta:
 

Cuida la relación con tu expareja

 
Hay separaciones amistosas en las que te puedes permitir continuar cada uno con su camino con tranquilidad y respeto. Y en cambio los hay más conflictivas, algunas de ellas incluso judicializadas, que te lo pueden poner muy difícil.

Ten en cuenta que uno de los factores que predice el éxito de las familias reconstituidas es la buena relación con las ex parejas. Esta cordialidad o incluso amistad, permite a los niños sentir que no están traicionando a uno de sus progenitores si comienzan a querer la nueva pareja del padre o la nueva pareja de la madre. En la medida que te sea posible, cuida la relación con tu ex pareja y estarás contribuyendo al éxito de tu nuevo proyecto de familia.

Dales tiempo a tus hijos

 
Estás viviendo un momento dulce e ilusionante pero quizás tus hijos no están sintiendo lo mismo. Es necesario que des a tus hijos el tiempo necesario para que digieran la ruptura antes de introducir nuevas personas. ¿Cuánto tiempo es necesario? No hay una fórmula estándar porque depende de muchos factores, pero es necesario que les permitas pasar el duelo de la familia que tenían antes de plantearles iniciar un nuevo proyecto.

Empieza la nueva etapa con buen pie

1. Habla con tu expareja de lo que estás viviendo

 
No dejes que se entere por tus hijos. Explícale tu nueva situación sentimental y háblale de tu deseo de presentar tu nueva pareja a los niños. Si está al corriente los podrá acompañar en cualquier situación que surja y tendrá más disposición a colaborar.

 

2. Piensa en cómo y cuándo debes presentar a tu nueva pareja

 
Del mismo modo que cuando inicias una relación de pareja empiezas por el noviazgo, la relación de tus hijos con tu nueva pareja también necesita de este noviazgo. Un espacio de tiempo suficientemente largo como para que se pueda ir forjando un vínculo basado en el amor, el reconocimiento y el respeto.

En este periodo debes tener muy presente y recordar cómo es el inicio de una relación amorosa. La primera fase de enamoramiento incluye pasar tiempo juntos, tiempo de disfrute, de juego, de búsqueda de la complicidad. Conversaciones largas y sin fin para irse conociendo el uno al otro, curiosidad, deseo de descubrirse...

Hasta que esta etapa no está consolidada, la nueva pareja no debería participar en la parte normativa de la educación de los niños. Dicho de otro modo, regañar, castigar o querer imponer normas a alguien con quien todavía no hay un vínculo suficientemente sólido, supone, muy probablemente, un impedimento para la salud de la relación.

3. Ayuda a tus hijos a sentirse seguros

 
Tanto la separación como la llegada de una nueva pareja, pueden generar inseguridad en tus hijos. ¿Los amarás igual? ¿Dejarás de pasar tiempo con ellos? ¿Cambiarán tus prioridades? ¿Pueden contar contigo como antes?

Ten presentes estas emociones y sentimientos para poder hablar con ellos. Busca la forma de ayudarles a seguir confiando en ti y en tu relación. Demuéstrales que siguen siendo importantes para ti y que lo seguirán siendo aunque tú ahora ames una nueva persona.

La forma de expresar esta inseguridad puede ser muy clara y transparente en algunos niños. Habrá otros que no te lo pondrán tan fácil y más bien te mostrarán rechazo, rabia, distanciamiento... Tendrás que estar muy alerta para descifrar estos cambios, para hacer una lectura atenta y para descubrir qué necesidades reales esconden tus hijos.

4. Construid la nueva familia entre todos

 
En este nuevo proyecto de familia aparecerán rutinas, costumbres y preferencias muy diferentes. Lo que era "normal" en una de las casas, será totalmente extraño e incluso incomprensible en el otro.

Se trata de una etapa que exige mucha paciencia, curiosidad, creatividad y apertura mental para ir afrontando las diferencias. Haréis una maestría en negociación. Y sobre todo afrontar el reto de convivir con las diferencias con respeto y de convertirlas en un nuevo modelo de familia.

Recapitulando: iniciar una familia reconstituida es un reto que no está exento de complicaciones. Una de ellas puede ser que tus hijos no quieran tener relación contigo o con tu nueva pareja. Pero si avanzas despacio y con cuidado, el resultado será un nuevo proyecto de familia ilusionante y estimulante para todos.

Artículo escrito por: 
Patricia Maguet. Psicóloga.

Comparte