• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Esguinces de tobillo, cómo se producen y cómo tratarlos

31/08/2015

Los esguinces de tobillo son lesiones habituales en niños y adolescentes. Pueden ser de leves a graves y suelen curarse bien, pero los graves necesitan tiempo de reposo para recuperarse por completo.

Los esguinces de tobillo ocurren cuando los ligamentos que sujetan el tobillo se distienden demasiado y/o se desgarran. La mayoría suceden cuando una persona gira o cambia de dirección demasiado deprisa o cuando el pie se le tuerce hacia un lado. Y esto lesiona los ligamentos que unen los huesos del tobillo con los de la pierna. No hace falta hacer mucho deporte para lesionarse el tobillo; es posible hacerse un esguince al pisar mal o al tropezar en unas escaleras.

Hay tres grados de esguince de tobillo:

  1. Grado I - Leve: los ligamentos se distienden ligeramente.
  2. Grado II - Moderado: los ligamentos se rompen parcialmente y la articulación del tobillo se nota demasiado laxa. Cuesta apoyar el pie y poner peso sobre él.
  3. Grado III - Grave: rotura total de un ligamento del tobillo. Duele mucho, se hincha y generalmente no se puede apoyar el pie desde el principio. 

Cuando una persona se hace varios esguinces repetidamente en el mismo tobillo o tiene dolor en el mismo tobillo durante más de cuatro a seis semanas, es posible que se haya hecho un esguince crónico. Este tipo de esguince duradero puede empeorar con actividades donde haya mucho movimiento de pies, como correr, bailar o hacer deporte.

¿Se pueden prevenir los esguinces de tobillo? 

La mejor forma de prevenir los esguinces de tobillo consiste en mantener los tobillos flexibles y la musculatura de las piernas fuerte.

Entre otras recomendaciones para protegerse de los esguinces de tobillo, figuran las siguientes: hacer ejercicios de calentamiento antes de hacer deporte o cualquier tipo de actividad física; fijarse bien en dónde se pisa cuando se camine o se corra por un terreno irregular; bajar el ritmo o interrumpir la actividad cuando se experimente un cansancio excesivo; utilizar un calzado de calidad, que sea del número adecuado, de caña alta (si se tiende a padecer esguinces de tobillo) y llevarlo bien atado.

Diagnóstico y tratamiento 

Si el tobillo le duele mucho a tu hijo después de lesionárselo, deberás llamar a su pediatra y lo más probable es que lo deba visitar. Él le explorará el tobillo, moviéndolo de varias formas diferentes para comprobar su estabilidad y determinar su grado. Tal vez le mande una radiografía para saber si hay algún hueso roto.

El tratamiento de los esguinces de tobillo depende de su grado. La mayoría de los esguinces se curan en un plazo de 4 a 6 semanas si el paciente se protege bien el tobillo y sigue las instrucciones que le dé el médico. Lo más probable es que el médico indique que:

  • Deje descansar al tobillo
  • Aplique hielo (envuelto en una toalla) sobre el tobillo durante las 48 horas posteriores al esguince para reducir la hinchazón
  • Inmovilice el tobillo con una férula inflable o un vendaje elástico
  • Eleve el tobillo cuando esté sentado o tumbado.
  • También es posible que le indique que tome medicamentos antiinflamatorios para aliviar el dolor y reducir la hinchazón.

Así mismo, el paciente deberá evitar aquellas actividades que impliquen forzar el tobillo, deberá hacer estiramientos y ejercicios de fuerza cuando mejore el dolor y la hinchazón y, dependiendo de la gravedad del esguince, es posible que deba hacer rehabilitación para favorecer el proceso de curación.

Con los esguinces, la clave está en tomárselo con calma y no forzar ni sentirse presionado a reanudar el deporte ni otras actividades físicas demasiado pronto. 

Acceso a la fuente de consulta:

Esguinces de tobillo. Kidshealth. [Fecha de consulta: 31/08/2015 ]

 

Comparte