• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Esclerosis múltiple: qué es, cómo se diagnostica y cuál es su tratamiento

02/03/2016

En la esclerosis múltiple se producen obstrucciones en las vías de trasmisión nerviosa entre el cerebro y el resto del cuerpo. Se trata de una enfermedad que, aunque tienda a empeorar lentamente con el paso del tiempo, no afecta a la esperanza de vida de quienes la padecen. 

Cuando una persona padece una esclerosis múltiple, su sistema inmunitario ataca los nervios del cerebro y de la médula espinal. Este ataque deteriora una capa de tejido denominada mielina, que rodea y protege los nervios. Cuando se deteriora la mielina, se forman unas cicatrices, que actúan como si fueran baches, generando un difícil recorrido en la transmisión de los mensajes.

Esta enfermedad se asocia a síntomas como los siguientes:

  • Cansancio extremo o debilidad.
  • Dificultad para caminar o problemas de equilibrio y/o de coordinación.
  • Problemas en la vista.
  • Adormecimiento, insensibilidad o el tipo de hormigueo que se experimenta cuando se te duermen los pies
  • Problemas de memoria

La esclerosis múltiple tiende a empeorar lentamente con el paso del tiempo; la mayoría de las personas que la padecen presentan síntomas leves y viven tantos años como quienes no la padecen.

Es muy poco frecuente en los niños, y en la población infantil tiende a avanzar más despacio que en la adulta.

Diagnóstico 

Cuando un niño empieza a experimentar los signos iniciales de una esclerosis múltiple, su pediatra hará una entrevista detallada a sus padres sobre los antecedentes médicos del paciente, y también lo explorará. 

Lo más probable es que solicite diversas pruebas, como un análisis de sangre, un análisis del líquido cefalorraquídeo y técnicas de diagnóstico por la imagen. Por ejemplo, la resonancia magnética (o RM) cerebral permite detectar en el cerebro y/o en la médula espinal las cicatrices típicas de esta enfermedad.

Otra prueba que se utiliza bastante a menudo es la de los potenciales evocados (PE), que evalúa la cantidad de tiempo que tardan los nervios en responder.

Tratamiento de la esclerosis múltiple

No existe ninguna cura conocida de la esclerosis múltiple, pero hay medicamentos que ayudan a controlar sus síntomas. En las reactivaciones o las recaídas de esta enfermedad, los esteroides reducen la inflamación y aceleran el proceso de recuperación. También se pueden administrar otros medicamentos para reducir la cantidad de recaídas y enlentecer el avance de la enfermedad.

La fisioterapia y la terapia ocupacional, junto con el hecho de llevar una dieta equilibrada y de hacer ejercicio con regularidad también ayudan a afrontar esta enfermedad. 

Acceso a la fuente de consulta:

Esclerosis múltiple. KidsHealth. [Fecha de consulta: 26/02/2016]

Comparte