• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Eritema infeccioso o enfermedad de la bofetada: causas, diagnóstico y tratamiento

23/06/2016

¿Cuál es la causa del eritema infeccioso?

El eritema infeccioso, también llamado megaloeritema y quinta enfermedad, es una enfermedad infecciosa y contagiosa producida por un virus, el parvovirus B19, que afecta sobre todo a niños en edad escolar (5-14 años) pero que no es infrecuente en adultos jóvenes.

Su modo de contagio más frecuente es por vía respiratoria, a través de gotas de saliva y de moco nasal, produciendo brotes en colegios. Los casos predominan en primavera y verano. 

¿Cómo se manifiesta la enfermedad y cómo se diagnostica?

En personas sanas la enfermedad se caracteriza inicialmente porque produce fiebre, síntomas catarrales leves, malestar general y dolor de músculos y articulaciones. Al cabo de pocos días, a estos síntomas se une la aparición de una erupción de color rojo intenso en la piel que comienza en las mejillas y produce en el niño el aspecto de haber recibido una bofetada (aspecto de “niño abofeteado”).

Posteriormente se extiende al resto del cuerpo, donde las manchas suelen ser de un color más tenue. Con el paso del tiempo, las manchas se van aclarando en su zona central, lo que da a la erupción un aspecto de “encaje”. Esta erupción puede agudizarse con el calor ambiental, el ejercicio físico o la exposición al sol.

Como complicaciones, ocasionalmente puede producir inflamación de articulaciones (muñecas, rodillas y tobillos) o anemia.

No existe una prueba diagnóstica rápida de la enfermedad. En caso de dudas sobre la causa, o si la presentación de la enfermedad no es la típica, se puede valorar la presencia de los anticuerpos frente al virus en sangre. Por tanto, el diagnóstico se realiza mediante la entrevista clínica, en que se evalúan los síntomas acompañantes y la evolución, y la exploración física, en que se valoran las características de la erupción. 

¿Cuál es su evolución natural y su tratamiento? 

La erupción generalmente no pica y desaparece sin tratamiento en pocas semanas. Por eso, el tratamiento es únicamente sintomático, del malestar y la fiebre.

¿Es contagioso?

Sí, es una enfermedad contagiosa, si bien cuando aparece la erupción ya ha dejado de serlo y, por tanto, no es necesario el aislamiento del niño en su casa y puede asistir a la escuela o guardería. 

Infección por parvovirus B19 en personas de riesgo

Dado que el virus tiene especial afinidad por las células precursoras de los glóbulos rojos de la sangre, en pacientes con anemia hemolítica crónica puede producir crisis de anemia. 

En pacientes con inmunodeficiencias puede producir disminución de los niveles de glóbulos blancos en sangre de forma transitoria. 

En el caso de que la infección se produzca en una mujer embarazada, el parvovirus B19 puede transmitirse al feto a través de la placenta y afectarlo de forma grave. 

Por eso, si bien es una enfermedad propia de la infancia, si existe sospecha de contagio en alguno de estos casos es importante un seguimiento estrecho por sus correspondientes especialistas.

 

Comparte