• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Enfermedad de Osgood-Schlatter: causas, síntomas y tratamiento

16/02/2018

¿Qué es la enfermedad de Osgood-Schlatter?

A pesar de su nombre, no se trata de una enfermedad sino de una lesión por sobreuso de la rodilla que afecta con mucha frecuencia a adolescentes deportistas. Se trata de una dolencia que se agrupa dentro de las apofisitis por tracción, un conjunto de lesiones que se producen por la tracción repetitiva de los tendones sobre zonas de hueso inmaduras y en crecimiento sobre las que se insertan.

Suele aparecer en adolescentes entre 11 y 13 años y es más frecuente en chicos por la mayor frecuencia con que estos realizan actividad deportiva regular a estas edades en algunos deportes en que esta lesión es más frecuente (fútbol, baloncesto, atletismo…).

En el caso de la enfermedad de Osgood-Schlatter, la zona afectada es la inserción del tendón de la rótula (el hueso de la rodilla) en la región anterior de la pierna, en un abultamiento del hueso llamado tuberosidad tibial que se palpa con facilidad. La tracción continua y repetida del tendón sobre el cartílago de crecimiento produce una inflamación del mismo, que se manifiesta en forma de dolor y aumento del volumen.

¿Cuáles son sus manifestaciones?

Esta lesión genera dolor de características mecánicas. Es decir, que se desencadena o incrementa con el movimiento de la rodilla y que se alivia con el reposo. El dolor se localiza en la región inferior de las rodillas, donde el tendón de la rótula se inserta en la tuberosidad de la tibia antes mencionada. El dolor suele afectar a las dos rodillas, si bien puede ser simultáneo o hacerlo de forma alternante. Al ser una lesión que no afecta a la articulación, la enfermedad de Osgood-Schlatter no altera la movilidad de la rodilla, si bien puede limitar un poco la flexión completa de la misma por el dolor que genera la tracción por el estiramiento del tendón rotuliano.

El dolor suele durar varios meses y puede llegar a durar hasta dos años, bien de forma continua o, más frecuentemente, de forma recurrente, con mejorías y empeoramientos en función de la carga de trabajo que se dé a la rodilla. Dado que se trata de una lesión del hueso en crecimiento su evolución es autolimitada, pues cuando se “cierre” el cartílago de crecimiento de forma natural  el dolor se resuelve definitivamente.

¿Cuál es su tratamiento?

El tratamiento consiste en aplicar frío local, antiinflamatorios y el reposo deportivo en las épocas de dolor e inflamación. La fisioterapia, para fortalecer el cuádriceps mediante ejercicios isométricos, puede disminuir las futuras recaídas.

Etapa: 

Comparte