• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Edulcorantes bajos en calorías. ¿Más saludables que el azúcar?

24/11/2016

El azúcar uno de los componentes más comunes de nuestra alimentación y también es uno de los principales contribuyentes a numerosos problemas de salud, incluyendo la obesidad y problemas dentales.

Los edulcorantes son sustancias que se utilizan principalmente para reemplazar el azúcar. Consideraremos la definición de edulcorante para este artículo como un aditivo que es incorporado intencionalmente a un alimento para potenciar o darle sabor dulce.

Los edulcorantes no nutritivos

Se sabe que los edulcorantes no nutritivos (NNS) son al menos entre 30 y 13.000 veces más dulces que el azúcar natural, también llamado sacarosa, y es por esta razón que se necesitan cantidades mínimas para endulzar un producto. A continuación describimos los edulcorantes más comunes que se utilizan en España:

Edulcorantes naturales acalóricos (no aportan calorías)

  • Estevia (E960)

    Es extraído de las hojas de la planta Stevia rebaudiana Bertoni. Es estable en seco y más estable que otro edulcorante en forma líquida. En las cantidades recomendadas tiene un sabor dulce y agradable, en mayor cantidad puede sentirse un sabor amargo.

  • Taumantina (E957)

    Esta sustancia se obtiene de un árbol de origen africano (Thaumatococcus) y también artificialmente. Es reconocida como la sustancia natural más dulce del mundo, ya que es 2.500 veces más dulce que el azúcar de mesa. Es muy utilizada para modificar sabores, más que como edulcorante.

Edulcorantes artificiales acalóricos (no aportan calorías)

  • Aspartamo (E951)

    Esta sustancia química es 200 veces más dulce que el azúcar. Su molécula está compuesta por un éster metílico del ácido aspártico y un dipéptido de fenilalanina. Es por esta razón que debe determinarse en el etiquetado de un alimento que se ha utilizado esta sustancia para informar a pacientes que no puedan consumir este aminoácido. En el año 1994 fue autorizado por la Legislación Europea y en 1996 por la FDA (Food and Drugs Adminitration) como edulcorante de uso general. Es estable en seco y suele degradarse en temperaturas muy altas.

  • Sucralosa (E955)

    Se fabrica a partir de las moléculas del azúcar. El 85% de lo que uno ingiere no se absorbe y se elimina por las heces, el resto que sí se absorbió, se elimina por la orina sin ningún cambio. Es 600 veces más dulce que el azúcar. Es muy estable a altas temperaturas.

  • Sacarina (E954)

    Esta molécula química es una de las más antiguas que se ha utilizado como edulcorante. Ha sido investigada durante muchos años debido a su relación con el cáncer en ratas, pero ha sido desmentido y aprobado su uso de manera segura tanto por la FDA como por la EFSA. El cuerpo la absorbe lentamente pero no se metaboliza y es eliminada a través de la orina. Es entre 300 y 500 veces más dulce que el azúcar. Es estable a temperaturas altas y en grandes cantidades puede tomar un sabor amargo.

  • Neotamo (E961)

    Se utiliza como potenciador del sabor. Es hasta 13.000 veces más dulce que el azúcar. Es estable a temperaturas altas y en seco. Es absorbido y metabolizado por el organismo y los productos son desechados a través de la orina y las heces. 

  • Acesulfame potásico (E950)

    Se utiliza normalmente con otros edulcorantes para intensificar su grado de dulzor y disminuir el sabor amargo. Se elimina el 95% de lo ingerido por la orina sin ser modificado por el organismo. Es entre 100 y 200 veces más dulce que el azúcar.

  • Ciclomato (E952)

    Es un edulcorante que se utiliza normalmente con otro para disminuir el sabor amargo que pueden producir. Es entre 30 y 50 veces más dulce que el azúcar.

  • Advantamo (E969)

    Es la combinación de aspartamo con vainillina. Es 37.000 veces más dulce que el azúcar. Se utiliza para darle mayor duración al sabor dulce o mejorar el sabor de sucedáneos.

La mayoría de los alimentos que se comercializan para niños están cargados de azúcar, por lo que muchas industrias alimentarias han incorporado los edulcorantes no nutritivos en ellos para promover sus productos como saludables y para todas las edades.

Para que un edulcorante pueda ser comercializado o utilizado en los alimentos debe estar bajo la norma y supervisión de la EFSA (European Food Safety Authority) en la Comunidad Europea o la FDA (Food and Drugs Adminitration) en el caso de Estados Unidos y algunos países americanos. Estos organismos aseguran que el consumo diario de los edulcorantes no nutritivos es aceptable en las dosis recomendadas. Es por esto que existe la Ingesta Diaria Admisible (IDA), que nos indica la cantidad máxima que cada persona puede ingerir en relación a su peso corporal.

Edulcorante Ingesta diaria admisible (IDA)
Estevia (E960) 4 miligramos (mg )por kilogramo (kg) de peso al día
Taumatina (E957) 1,03 mg por kg de peso al día
Aspartamo (E951) 40 mg por kg de peso al día
Sucralosa (E955) 15 mg por kg de peso al día
Sacarina (E954) 5 mg por kg de peso al día
Neotamo (E961) 2 mg por kg de peso al día
Acesulfame potásico (E950) 9 mg por kg de peso al día
Ciclomato (E952) 7 mg por kg de peso al día
Advantamo (E969) 5 mg por kg de peso al día

El uso que se da normalmente a estos aditivos es en reemplazo del azúcar (para personas afectadas de diabetes mellitus), para tratamientos de disminución de peso (obesidad) y para disminuir también riesgos de enfermedad cardiovascular.

Se han realizado algunas revisiones de los estudios que incluyen los edulcorantes no nutritivos más comunes y no son concluyentes en decir que estas sustancias son beneficiosas en relación al balance energético, mantención o disminución del peso corporal y también en relación a otros factores cardiovasculares. La mayoría de los estudios publicados (especialmente los financiados por la industria) y la FDA, avalan la seguridad de estos aditivos, pero existe una falta de investigación basada en la evidencia que sea concluyente para fomentar su uso de una manera regular y en todos los grupos de edad.

También existe evidencia que ha indicado que los edulcorantes artificiales pueden estar asociados a los mismos riesgos de enfermedades cardiovasculares que han sido relacionados con el consumo de azúcar. 

Motivos por los que los edulcorantes pueden causar daño o alguna alteración: 

  1. La exposición persistente a los edulcorantes puede alterar la preferencia por los alimentos dulces a mayor, lo que conduciría a una mayor ingesta de este tipo de  alimentos a lo largo de la edad adulta. Esto quiere decir que si ingerimos una gran cantidad de edulcorante, vamos a acostumbrar a nuestro organismo a querer más dulce, debido a que los edulcorantes artificiales nos aportan un dulzor mayor que el azúcar. 
  2. La exposición a edulcorantes puede interferir en el aprendizaje entre el sabor dulce y el aporte calórico, que podría afectar negativamente en la regulación de los procesos metabólicos. Cuantos más alimentos edulcorados consumamos, más acostumbraremos y enseñaremos a nuestro organismo a tener siempre presente este sabor. El organismo, al sentir el sabor dulce, se prepara para digerir “algo” secretando distintas sustancias para poder obtener energía. En el caso de los edulcorantes no la obtendrá, pero estarán todas las condiciones para hacerlo; por lo tanto, finalmente se producirá un descontrol en el cuerpo.
  3. Los edulcorantes podrían alterar la composición de la flora intestinal, pudiendo traducirse en un desajuste metabólico.
  4. Los edulcorantes pueden interferir en nuestra percepción del consumo de calorías. Esto se traduce en que muchas veces, porque estamos bebiendo algo sin azúcar, light o zero, nos permitimos comer más de otro tipo de alimento que nos puede aportar más calorías.

Si bien la mayoría de los estudios que se han realizado han sido en animales, se sigue investigando para aclarar cómo los edulcorantes no calóricos interfieren en nuestro cuerpo. Por lo tanto, puede que los alimentos o bebidas azucaradas artificialmente (light, diet o zero) en algunos casos sean la mejor opción para no consumir azúcar; pero hay que dejar claro que esto no significa que sean más saludables.

Al ser la mayoría de estos productos artificiales, hay que controlar la cantidad para que no lleguen a ser tóxicos para el organismo; por lo tanto, se recomienda el uso moderado de edulcorantes en adultos, adolescentes y evitarlo en niños, sobretodo en los más pequeños

Referencias:

  1. Azad MB, Sharma AK, de Souza RJ, Dolinsky VW, Becker AB, Mandhane PJ, et al. Association Between Artificially Sweetened Beverage Consumption During Pregnancy and Infant Body Mass Index. JAMA Pediatr. 2016 Jul 1;170(7):662. 
  2. Reid AE, Chauhan BF, Rabbani R, Lys J, Copstein L, Mann A, et al. Early Exposure to Nonnutritive Sweeteners and Long-term Metabolic Health: A Systematic Review. Pediatrics. 2016 Mar;137(3):e20153603. 
  3. Pepino MY. Metabolic effects of non-nutritive sweeteners. Physiol Behav. 2015 Dec 1;152, Part B:450–5. 
  4. Fitch C, Keim KS. Position of the Academy of Nutrition and Dietetics: Use of Nutritive and Nonnutritive Sweeteners. J Acad Nutr Diet. 2012 May;112(5):739–58.
  5. Gil-Campos M, San José González MA, Díaz Martín JJ. Uso de azúcares y edulcorantes en la alimentación del niño. Recomendaciones del Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría. An. Pediatría. 2015 Nov 1;83(5):353.e1–353.e7. 

Comparte