• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Divertículo de Meckel: síntomas, diagnóstico y tratamiento

10/11/2017
El divertículo de Meckel es un pequeño apéndice o evaginación del intestino delgado que presentan algunas personas y que puede producir síntomas como dolor abdominal,  sangrado en las heces  y obstrucción intestinal en la infancia. 
 
El divertículo de Meckel es un resto del conducto onfalomesentérico. Para comprender su origen es necesario saber que durante una fase del desarrollo embrionario el intestino primitivo presenta una comunicación con una bolsa llamada saco vitelino que está localizada fuera del embrión. Este conducto que los comunica se denomina conducto onfalomesentérico.
 
En las siguientes semanas de desarrollo tanto el saco vitelino como el conducto onfalomesentérico desaparecen progresivamente, pero en un pequeño porcentaje de la población puede permanecer algún resto de este conducto. Este porcentaje es difícil de estimar ya que probablemente en la mayoría de personas no produce ninguna manifestación a partir de la cual se diagnostique.
 
El divertículo de Meckel es el resto del conducto onfalomesentérico más frecuente. En ocasiones coincide con la existencia de un ligamento onfalomesentérico, un cordón fibroso que une en divertículo con el ombligo. La fístula umbilical (comunicación directa del intestino delgado con el ombligo que produce expulsión de heces por el ombligo) y el quiste vitelino o enterocistoma (quiste voluminoso situado bajo el ombligo) son menos frecuentes. 

¿Qué manifestaciones produce el divertículo de Meckel?

Si bien, como comentábamos anteriormente, probablemente es asintomático en la mayoría de personas que lo presentan, en caso de producir síntomas estos suelen aparecer en la primera infancia, sobre todo en los primeros dos años de vida.
 
Las manifestaciones que produce se derivan en la mayoría de ocasiones del hecho de que el divertículo de Meckel puede contener en su interior mucosa del estómago que produzca, por su secreción ácida, ulceración, hemorragia y perforación intestinal (diverticulitis).
 
El divertículo de Meckel puede manifestarse de las siguientes formas:
  • Por dolor abdominal agudo, de localización en la parte central o derecha del abdomen, y que por su intensidad o localización puede resultar clínicamente indistinguible de una apendicitis aguda. Puede acompañarse o no de sangrado en las heces. 
  • Por la presencia de sangrado en las heces sin dolor abdominal, generalmente detectable a simple vista y que, aunque es poco frecuente, puede ser tan voluminoso como para producir  un shock hemorrágico.
  • Como causa de una invaginación intestinal, que produce dolor abdominal, vómitos, irritabilidad y una masa palpable en el lado derecho del abdomen, generalmente en niños menores de seis años.
  • En caso de que, además del divertículo, exista un ligamento onfalomesentérico las asas del intestino delgado pueden “enrollarse” alrededor de él (vólvulo intestinal) y producir una obstrucción intestinal, que se manifiesta en forma de vómitos, dolor y distensión abdominal y estreñimiento agudo.

¿Cómo se diagnostica y cuál es su tratamiento?

El diagnóstico del divertículo de Meckel como responsable de estos cuadros clínicos varía en función de si la forma de presentación precisa tratamiento quirúrgico urgente o no.
 
En caso de dolor abdominal agudo o síntomas de obstrucción intestinal el diagnóstico se realiza durante el proceso quirúrgico. En caso de que se presente en forma de sangrado digestivo indoloro el diagnóstico suele realizarse mediante gammagrafía con un isótopo que es captado por la mucosa gástrica y que pone de manifiesto la existencia y la localización del divertículo. En estos casos el tratamiento también es quirúrgico. 

Comparte