• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Dibujos animados: ¿pueden favorecer la obesidad infantil?

26/02/2016

Los dibujos animados, omnipresentes en la vida de tus hijos, pueden tener un papel clave a la hora de comer. Los personajes con sobrepeso llevan a los niños a preferir comida de más baja calidad, es decir, con menos nutrientes y más calorías, advierten los resultados de un estudio realizado en Estados Unidos. 

Los niños reciben importantes estímulos de dibujos animados desde la televisión, los ordenadores, las tabletas o los smartphones, y las características de los protagonistas de ficción -incluso, referentes a imitar- tienen una influencia en el comportamiento de los niños que se manifiesta en maneras impensables. Una de ellas, en los hábitos saludables de la alimentación y su actitud en la mesa.

El doble de caramelos

Los científicos estadounidenses, para llegar a estas conclusiones, mostraron a un grupo de niños un personaje animado con sobrepeso y a otro, uno delgado. Y, a continuación, les ofrecieron caramelos. De este modo, descubrieron que los niños que habían visto el dibujo animado más gordo cogían el doble de dulces que aquellos que habían visualizado el personaje sin sobrepeso. Los primeros tomaron 3,8 caramelos en promedio, frente a los 1,7 de los segundos.

Estos resultados muestran tendencias interesantes a tener en cuenta, a pesar de que esta línea de investigación se deberá profundizar en futuros estudios. Porqué las influencias en la obesidad infantil de los dibujos animados también podrían tener en cuenta, entre otros, la actitud frente a la comida de los protagonistas. Por ejemplo, hay diferencias entre personajes con sobrepeso tales como Homer Simpson, con preferencias por la comida basura y el alcohol, o Eli de Pocoyó y el padre de Peppa Pig, con matices muy diferenciados.

Explica a tus hijos qué tipo de comida es saludable

De hecho, las advertencias que puedes hacer como padre o madre a tus pequeños son imprescindibles a la hora de seleccionar los alimentos, la preparación casera y también cuando se eligen los restaurantes a donde ir. Así, los mismos investigadores, en un estudio complementario evidenciaron que aportar a los niños información sobre comportamientos saludables condiciona su elección cuando deben comer dulces y, de este modo, se compensan los efectos de la simple visualización de caracteres animados.

En esta ocasión los científicos mostraron también un dibujo animado de apariencia obesa y otro delgado a los dos grupos de niños participantes. Sin embargo, a continuación, y antes de ofrecerles galletas por haber participado en el experimento, sólo a algunos de los niños les sugirieron que pensaran en torno a valores saludables para ellos, tales como dormir más en lugar de ver la televisión más horas o optar por tomar más leche en vez de bebidas azucaradas.

La investigación reveló que los niños que habían comentado el tema de los hábitos saludables antes de ofrecerles los dulces, comían menos galletas, incluso aquellos que habían visualizado el dibujo animado con sobrepeso.

Evita la televisión a la hora de comer 

Los autores de estas investigaciones destacan la capacidad que tienes como padre de mejorar los hábitos saludables de tus hijos y contrarrestar actitudes poco convenientes favorecidas por personajes de ficción infantiles.

Paralelamente, los expertos consideran que sus evidencias científicas dejan patente que es recomendable que los niños no vean la televisión mientras comen.

La conversación, ingrediente a la mesa

En consecuencia, los pequeños no sólo evitarán las influencias malas en su alimentación desde las pantallas -cuando existan-, sino que también conseguiréis que los niños se centren más en la importancia de la comida, y se planteen interrogantes sobre qué hay en la mesa y por qué.

Por otra parte, la conversación es un ingrediente fundamental durante las comidas. De hecho, esta práctica favorece la comunicación familiar.

Reto de salud pública mundial

La obesidad infantil ya es uno de los problemas mundiales más graves de salud pública de este siglo y su prevalencia aumenta a un ritmo alarmante, especialmente en el ámbito urbano.

La Organización Mundial de la Salud calcula que hay alrededor de 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los cuales alrededor de 35 millones viven en países en desarrollo.

Sin embargo, en los territorios ricos, los hábitos sedentarios y el abandono de la dieta mediterránea, entre otros factores, también han disparado este problema de salud infantil que se arrastra hasta las edades adultas.

Acceso a las fuentes de consulta:

 

‘Fat’ Cartoon Characters May Make Children Eat More. New York Times. [Fecha de consulta: 26/02/2016]

Los dibujos animados, ¿culpables de la obesidad infantil? Infobae. [Fecha de consulta: 26/02/2016]

Sobrepeso y obesidad infantiles. Organización Mundial de la Salud. [Fecha de consulta: 26/02/2016]

Comparte