• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Qué deben beber los niños en edad preescolar?

13/05/2015

Las mejores bebidas para un niño de preescolar son la leche y el agua. Dáselas a tu hijo y desaconséjale que calme la sed con refrescos y otras bebidas azucaradas, nada nutritivas y ricas en calorías.

Los niños de preescolar deben beber entre 2 y 2 vasos y medio (de 360 a 480 mililitros) de leche semidesnatada o desnatada (o de lácteos equivalentes) cada día.                

Este es el momento en que los niños deben adquirir el hábito de beber leche para incorporar el calcio (necesario para tener unos huesos fuertes), la vitamina D y otros nutrientes importantes (como el potasio y las proteínas) que contienen los lácteos.    

Evita las bebidas lácteas elaboradas con sabores artificiales a chocolate o fresa, que suelen contener una cantidad considerablemente superior de calorías, azúcares y grasas que la leche. Para aquellos niños a quienes no les guste la leche, la leche de soja enriquecida con calcio es una buena opción.               

Evita las bebidas elaboradas con zumo de frutas y limita el zumo natural al 100% (que contiene una elevada cantidad de azúcar) a no más de una ración (aproximadamente de 120 a 180 mililitros) al día. Un consumo excesivo de zumo puede contribuir a una ganancia excesiva de peso, a la diarrea y las caries.                 

La interferencia de los refrescos 

A muchos niños les gustan las bebidas de cola y otros refrescos, pero estas bebidas carecen de valor nutritivo y contienen cantidades elevadas de azúcar. En un estudio se ha constatado que más de uno por cada tres alumnos de preescolar beben refrescos cada día. Como promedio, los niños beben más de 240 ml de refrescos y bebidas azucaradas elaboradas con zumo de frutas al día, pero sólo beben 360 ml de leche, una cantidad inferior a la recomendada diariamente (de 480 a 600 ml).                   

Cuando se les permite elegir, los niños tienden a escoger los refrescos y otras bebidas azucaradas en lugar de la leche, bebidas que facilitan tanto la ganancia de peso como el desarrollo de las caries. 

La cafeína y los niños: una mezcla explosiva

Muchos padres sirven refrescos de cola y otras bebidas que contienen cafeína a sus hijos en edad preescolar. Pero los efectos de la cafeína sobre la población infantil son muy parecidos a los efectos sobre la población adulta.                 

Un exceso de cafeína puede ocasionar inquietud y nerviosismo, molestias estomacales, dolores de cabeza, dificultades para concentrarse y problemas para conciliar el sueño.              

Para evitar que tu hijo tome demasiada cafeína, lee atentamente las etiquetas de los alimentos y bebidas que vaya a tomar. Aparte de las bebidas de cola y otros refrescos, la cafeína también se encuentra en el chocolate, los helados de café y los tés fríos o helados.                             

En Canadá, se han publicado unas recomendaciones generales sobre el consumo de cafeína que indican que los preescolares no deben consumir más de 45 miligramos de cafeína al día. Esto equivale a la cantidad promedio de cafeína que contiene una lata de cola (360 mililitros) o a 45 gramos de barritas de chocolate con leche.    

La mejor opción 

El agua es una bebida que calma la sed, no contiene nada de cafeína y ni una sola caloría, y la leche contiene nutrientes que ayudan a los niños a crecer fuertes. Limita las bebidas de calorías vacías que sirves a tu hijo y enséñale que el agua y la leche son las mejores opciones a escoger.      

Acceso a la fuente de consulta:
¿Qué deberían beber los niños en edad prescolar? Kidshealth. [Fecha de consulta: 12/05/2015]

Comparte