• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cuáles son las posiciones más comunes para amamantar al bebé

07/03/2017

Amamantar a tu bebé puede ser una de las experiencias más desafiantes, y también más gratificantes, que tendrás en calidad de madre. Conforme te vayas acostumbrando a amantar a tu bebé, podrás ir probando distintas posiciones o modificar las cuatro posiciones básicas.

Si eres madre primeriza, es posible que la conducta de amamantar a tu recién nacido te parezca complicada hasta que tengas algo de práctica.

Antes de empezar a amantar al bebé, echa un vistazo a tu alrededor. A muchas madres les gusta sentarse en una mecedora o en una silla confortable y acogedora provista de reposabrazos. Los reposapiés y los cojines pueden proporcionar un apoyo adicional (prueba un cojín de lactancia en forma de rosquilla o un cojín de lactancia que cubre la espalda provisto de brazos a cada lado para dar el pecho en la cama). Es importante que encuentres una posición de lactancia cómoda para ti y para tu bebé.

Posiciones más comunes para amamantar al bebé

A continuación, figuran las cuatro principales.

1. Posición de cuna o tradicional

Es la primera postura que prueban muchas madres, a menudo poco después del nacimiento del bebé. Para empezar, apoya la cabeza del bebé en el ángulo de uno de tus codos, con la nariz del bebé orientada hacia el pezón del mismo lado que el brazo.

Utiliza la mano de ese brazo para sostener el culo del bebé y acércate el bebé al pecho. Te puedes sostener la mama con la otra mano. 

2. Posición de cuna cruzada  

Esta posición es similar a la anterior, pero los brazos se colocan de forma diferente. En vez de apoyar la cabeza del bebé en el ángulo del codo, utiliza la mano del pecho que ofreces al bebé para sostener tu propio pecho. Y utiliza el otro brazo para sostener la espalda del bebe.

Sostén la cabeza, el cuello y el hombro del bebé colocando la mano en la base de su cabeza, con los dedos pulgar e índice a la altura de la oreja del bebé. Tal vez necesites  utilizar un cojín de lactancia para elevar al bebé hasta tu pezón. Esta posición permite tener un mayor control del agarre al pecho por parte del bebé.

 

3. Posición acostada de lado 

Esta posición resulta cómoda para quienes les han practicado una cesárea, ya que el bebé no ejerce ninguna presión sobre el abdomen de la madre. Empieza acostándote de lado con el bebé, que también estará acostado de lado y de cara a ti. La nariz del bebé debería estar delante de tu pezón.  

Utiliza el brazo de abajo para sujetar la espalda del bebé, o bien coloca una sábana bien enrollada detrás del bebé para acercártelo. Te puedes sujetar la mama con la otra mano. 

4. Posición de canasto, sandía o pelota 

También es una buena posición para madres que se han sometido a una cesárea, para madres de mamas grandes o bebés pequeños y para madres de gemelos que los quieren amantar a la vez. También es recomendable para aquellas madres que tienen un fuerte reflejo de eyección de la leche (o bajada de la leche).

Para colocarte en esta posición, pon un cojín cerca de su cuerpo. Sostén al bebé con un brazo y con la cara hacia arriba. Utiliza la palma de la mano del mismo brazo para sujetarle el cuello. Las piernas y los pies del bebé deberían pasar por debajo de tu brazo. Luego eleva al bebé hacia tu mama. 

Sentirte cómoda con la lactancia materna 

Experimenta con distintas formas de colocar al bebé hasta que encuentres una posición que deje que él mame eficazmente, al tiempo que te permite sentirte cómoda.

Tanto tú como tu bebé no tardaréis en descubrir que la lactancia materna puede ser una forma genial y relajante de formar el vínculo entre ambos. 

Acceso a la fuente de referencia:

Posiciones para amamantar al bebé. KidsHealth. [Fecha de consulta: 07/03/2017]

Comparte