• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Crees que los llantos van a acabar contigo? El mindfulness te puede ayudar

05/09/2017
Todos los padres experimentan cierto nivel de preocupación después del nacimiento de un hijo. Acostumbrarse al llanto del bebé no es sencillo, y en las primeras dieciséis semanas en que este será constante, puede que nuestro sistema nervioso se vea perjudicado.

Cuando escuchamos el llanto de un bebé el corazón nos late más deprisa, la presión arterial aumenta y la respiración se nos acelera. Si en estas circunstancias intentamos calmarlo, puede que pronto nos sintamos desesperados.

Para muchos padres esta situación puede parecer abrumadora. La mente genera pensamientos negativos como "soy un fracaso", "no lo estoy haciendo bien", "mi bebé no está durmiendo lo suficiente y eso le perjudicará"... Los psicólogos llaman a esta actitud "autoevaluación negativa".

El poder de pensar en positivo

Intentar sustituir estos pensamientos por otros positivos, nos puede ayudar mucho. Cultivar deliberadamente un sentimiento de gratitud es otra estrategia popular que vale la pena practicar. Seguro que hay muchas cosas que puedes agradecer en momento en el que estás: "he deseado mucho estar de baja para poder estar con mi hijo", "tengo una pareja estupenda a mi lado", "mi familia me ayuda" , etc ...

Estos enfoques psicológicos intentan deshacerse de los sentimientos molestos, sustituyéndolos. Si con esto ya tenéis suficiente para sentirse mejor, genial, pero a menudo evocar un pensamiento positivo no es suficiente para dejar de sentirnos abrumados y fuera de control.

Cómo nos puede ayudar el mindfulness

Afortunadamente existen técnicas que nos ayudan cuando nos encontramos ante el dolor que nos genera la contradicción entre lo que esperábamos que sería la vida con el bebé y lo que en realidad es. Estas habilidades provienen de una forma moderna de terapia conductual cognitiva (CBT) llamada terapia de aceptación y compromiso (ACT). ACT está demostrando ser muy efectivo para toda una serie de problemas de salud mental, incluyendo la ansiedad y la depresión.

ACT argumenta que los problemas de salud mental a menudo surgen, paradójicamente, por el intento frenético de eliminar los pensamientos y sentimientos negativos (ya sea en una lucha interna o mediante distracciones o adicciones). Si estamos alterados o desesperados mientras luchamos con nuestros pensamientos, la propia lucha nos consume. Si estamos estresados porque el bebé está angustiado, y el hecho de estarlo aún nos altera más, hace que esta lucha nos sitúe en riesgo psicológico.

La mejor manera de cambiar nuestra relación con los pensamientos estresantes y negativos es practicar un conjunto de habilidades llamadas mindfulness. Esto significa estar atento y prestar atención con curiosidad a todo lo que sucede en el momento en que uno se encuentra. La investigación demuestra que para ser más eficaces en la mejora de nuestra salud mental, la conciencia necesita tres pasos igualmente importantes:
  1. Estar atento a los pensamientos y emociones que nos son negativos y nos perjudican.
  2. Desactivar estos pensamientos o emociones negativas. El simple acto de respirar lenta y profundamente es una manera poderosa de calmar nuestro sistema nervioso simpático. La respiración profunda nos devuelve a nuestro cuerpo, y nos podemos alejar los sentimientos que nos rodean.
  3. Ampliar nuestra atención. Intentamos ampliar nuestra conciencia dirigiendo la atención a muchas otras cosas que están sucediendo en el momento actual. Poner atención a otros sentimientos agradables como la brisa en la cara, el aroma del café, el sonido de un coche que pasa, nos puede ayudar.

Técnicas de mindfulness para ayudarte a tolerar el llanto

A continuación os proponemos algunas técnicas de mindfulness que os pueden ayudar a superar el estrés que a menudo genera el llanto de un bebé:
  • Estad atentos a las condiciones que rodean al pequeño. "No siempre podremos impedir que nuestro bebé llore", dice el experto en mindfulness Myla Kabat-Zinn, "pero podemos intentar ponernos en su piel e intentar imaginar qué puede haber provocado el llanto". Quizás la ropa le incomoda o necesita ir a un lugar tranquilo, después de estar demasiado sobrestimulado.
  • Fijaos en los motivos por los que os sentís estresados. Escuchar un bebé que llora es molesto, sobre todo cuando no podéis solucionarlo. Pero a veces esta incomodidad tiene que ver más con nuestra propia experiencia de cuando éramos niños, que con lo que está realmente pasando realmente.
  • Observad sus expectativas. "A veces esperamos que nuestro bebé se comporte como lo hace otro, y al no hacerlo sentimos frustración o rabia", dice Myla. "Aceptad la posibilidad de que vuestro bebé sea diferente y preguntaros cómo podéis trabajar con él ".
  • Aceptad que los bebés lloran. "Los primeros nueve meses son casi como un cuarto trimestre", dice Myla. Es una transición enorme desde dentro hacia el exterior. Por lo tanto, es normal que los bebés lloren, así es como se reafirman. No lo veáis como algo negativo.
  • Incluso si sois capaces de entender por qué su bebé está llorando, no siempre podréis hacer algo al respecto. "Muchos bebés odian que los cambien", dice Myla. "¿Estaréis tensos y angustiados por el llanto cuando lo estéis cambiando? ¿O podéis aceptar el llanto, calmaros, relajaros y tener un poco de empatía con el bebé y vosotros mismos?"
  • Seamos amables con nosotros mismos. Los bebés siempre lloran por un motivo, pero no siempre comprenderemos cuál es la razón. Sentíos como si hubiéramos fracasado si no podemos calmarlo, no nos ayuda.
  • Experimentad. Probad distintas maneras de calmar al bebé y descubrid lo que le es útil. Quizás se calma si recreáis un sonido o un movimiento que sentía cuando estaba en el vientre. Algunos bebés se calman viajando en coche, otros con el sonido de la aspiradora, otros cuando los cantan canciones. "Pero recuordad: lo que funciona hoy podría no funcionar mañana", dice Myla. "Estad abiertos a lo que ayuda al bebé en aquél momento".
  • Aceptad que no podéis resolverlo todo. Entonces, ¿qué pasa si vuestro bebé está llorando de manera persistente, y no hay nada que le calme? "Aceptad la situación como es", dice Myla.
  • Decíos a vosotros mismos:" Esto es lo que está pasando, llora, y es difícil. Quizá no puedo impedir que llore, pero puedo cambiar la forma en que me relaciono con esta situación".

Como siempre, os recomendamos que se ponga en contacto con vuestro médico de cabecera o con otro profesional de la salud si os parece que vuestra ansiedad o la depresión os superan. Hay muchos recursos maravillosos a vuestra disposición, así que no penséis que tenéis que hacer frente a esta situación solos.

Acceso a las fuentes de consulta:

How to Be Mindful Holding a Baby. The New York Times. [Fecha de consulta: 05/09/2017]

Mindfulness techniques to help you and your baby cope with crying. Mothe Baby. [Fecha de consulta: 05/09/2017]
 
Got a crying baby? First, take a deep breath... Kidspot. [Fecha de consulta: 05/09/2017]

Comparte