• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Convulsiones febriles: qué son y qué hacer si nuestro hijo las sufre

11/07/2012

Las convulsiones febriles ocurren cuando los niños tienen fiebre. Suelen afectar a niños de entre seis meses y seis años de edad, y usualmente ocurren durante el primer día de fiebre. Las convulsiones febriles, aunque pueden parecer aterradoras, normalmente se detienen en pocos minutos y no causan ningún otro problema médico.
Señales y síntomas

Durante una convulsión febril un niño:

  • Experimentará movimientos espasmódicos.
  • Puede temblar o dar sacudidas.
  • Puede gemir.
  • Puede perder el conocimiento.

Lo que debes hacer:

Si crees que tu hijo está teniendo una convulsión, conserva la calma y:

  • Asegúrate de que el niño está en un lugar seguro y no puede caerse o darse contra una superficie dura.
  • Acuesta al niño de costado para prevenir que se ahogue.
  • Estate atento a cualquier señal de dificultad respiratoria, como que la cara del niño se ponga de color morado.
  • Trata de llevar la cuenta de cuánto dura la convulsión.
  • Cuando la convulsión termine, llama al doctor para una evaluación.

Busca asistencia médica de emergencia si el niño:

  • Tiene una convulsión que dura más de 10 minutos.
  • Se pone de color morado.
  • Vomita durante la convulsión febril.

¡Piensa en prevenir!

Las convulsiones febriles prácticamente son inevitables y nadie sabe por qué ocurren. Si el niño se encuentra mal por la fiebre, dale acetaminofeno o ibuprofeno, como se indica. Después de una convulsión febril, es importante que llames al doctor para que haga una revisión al niño.

Fuente: http://www.blankchildrens.org/

Comparte