• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Consejos a seguir si paseas a tu bebé en portabebés

18/11/2015

El portabebés es una buena solución para pasear a tu pequeño que os une física y afectivamente. No obstante, se deben seguir algunas pautas para asegurar la seguridad del niño.

Bandolera, fular, mochila ergonómica, etc. son muchos los portabebés que tendrás para elegir si te estás planteando utilizar este sistema para llevar a tu pequeño. A pesar de todo, debes saber que no todos son adecuados para todas las edades, y que hay que tener mucho cuidado con la posición en la que paseas a tus niños. En cambio, un mal uso puede suponer que sucedan accidentes de menor o mayor gravedad. 

Consulta a continuación las características de cada tipo de portabebés, además de las normas de seguridad para usarlo.

Tipos de portabebés 

Según la edad y peso de tu pequeño y tus necesidades, podrás escoger entre los siguientes tipos y sistemas de portabebés:

Mochila ergonómica

Recomendable a partir de los 5-6 meses del bebé.

La apertura de piernas a la que obliga este tipo es excesiva en niños más pequeños, y se tendría que usar un reductor o cojín para llevarlos. Cabe destacar, en este sentido, que en la mochila ergonómica tus pequeños van sentados sobre sus nalgas.

Bandolera de anillas

Es un portabebés de tela larga con las puntas unidas con anillas, de modo que se puede ajustar la medida, según el peso del pequeño o el grosor de las prendas que vistas al llevarlo. Se puede utilizar desde el nacimiento. 

Mei tai

Similar a una mochila pero ajustada con nudos. De hecho, es un rectángulo de tela con cuatro tirantes, dos de ellos se atan en la cintura y los otros dos en la parte superior. Se puede usar desde el nacimiento hasta los 3 años, pero la edad más recomendada para usarlo es a partir de los 5-6 meses, como en el caso de la mochila ergonómica, porque los pequeños pueden llevar las piernas por fuera sin tener que abrirlas demasiado. 

Pouch

Se trata de una tela confeccionada en forma de tubo. Se ajusta a la posición que requieras y debes escogerla, por este motivo, de una talla correcta para quien lleve el portabebés.

No es adecuado que quede grande o que te apriete. Se puede utilizar ya desde el nacimiento. 

Fular

Como en el caso del mei tai, se trata de una tela en la que se ajusta el bebé mediante nudos. Debes tener cuidado, sin embargo, con el tipo de tela que escojas. Preferiblemente y para una mejor sujeción y seguridad del pequeño, no debe ser elástica y además, debe ceder en sentido diagonal.

Cómo usar correctamente el portabebés

A la hora de utilizar un portabebés, sea del tipo que sea, es importante que sepas que la posición en la que tu hijo va es de suma importancia para que no se lastime, pero también tus movimientos y acciones. 

Se detallan a continuación 12 consejos para llevar al niño en el portabebés de forma correcta para asegurar la máxima de seguridad del bebé o del niño pequeño. 

  1. Adquiere un portabebés adecuado al peso y la edad de tu pequeño.
  2. Comprueba cada día que la tela, costuras, los pliegues, broches y cremalleras estén en perfecto estado.
  3. Vigila continuamente la posición de tu hijo: que su cara esté visible, la barbilla hacia arriba y la nariz y la boca completamente libres.
  4. Controla que, cuando lo llevas en el portabebés, tu hijo respira libremente. 
  5. Vigila tus movimientos habituales cuando lleves el portabebés: por ejemplo debes agacharte doblando las rodillas y teniendo cuidado en la cabeza del pequeño. Además, es una buena idea que lo protejas en caso de situaciones inesperadas, como tropiezos o caídas. Al principio, es recomendable que sujetes al pequeño igualmente con el brazo.
  6. Evita que la cara del niño se apoye contra tu cuerpo.
  7. No lleves a tu hijo en el portabebés si vas en coche, te dispones a practicar alguna actividad de riesgo o a desplazarte por zonas deslizantes.
  8. No cocines con tu hijo en el portabebés, podría quemarse.
  9. Si llevas al pequeño en un portabebés de espalda, ten cuidado que no pueda coger cosas peligrosas.
  10. Vigila lo que pones en los bolsillos del portabebés: llaves, pañuelos o monederos pueden ser peligrosos si, con algún movimiento brusco, golpean al pequeño.
  11. Pon protección solar a tu hijo: ten en cuenta que cuando lo lleves en un portabebés, sus pantalones o vestidos pueden subir un poco y dejar una parte de sus piernas al descubierto.
  12. Nunca dejes a tu hijo sentado en un portabebés: puede volcarse en cualquier momento.

Riesgos y problemas de salud asociados a un mal uso del portabebés

Debes saber que, en caso de no seguir los consejos de uso del sistema portabebés, tu pequeño podría sufrir graves problemas. El principal riesgo a que lo expones es a la sofocación.

De este modo, le podrías provocar asfixia por compresión de su boca o nariz contra tu cuerpo. Además, los músculos de su cuello son débiles los primeros meses y, si su cabeza se gira hacia delante, la barbilla puede tocar el pecho y obstaculizarle la respiración. Por el mismo motivo, no es recomendable que uses un portabebés en el que tu pequeño vaya en posición curvada. Igualmente, podría tener problemas para respirar si se tapa con la tela la cara del pequeño. 

Finalmente, debes tener en cuenta que en niños menores de cuatro meses, gemelos, bebés prematuros o con alguna infección en las vías respiratorias, debes consultar con tu pediatra antes de utilizar el portabebés. 

Acceso a los documentos originales:

Recomendaciones de uso de los cabestrillos portabebés. Asociación Española de Pediatría.   

La seguridad en el uso del portabebés. Crianza Natural.  

Etapa: 

Comparte