• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Consejos para proteger de los pesticidas a tus hijos

01/12/2015

El uso de pesticidas en la agricultura y el ámbito doméstico o urbano permite la protección de las cosechas o el control de plagas. Sin embargo, la exposición a estos productos químicos puede perjudicar la salud de los niños, como también la de las mujeres embarazadas y sus bebés, además de causar daños al medio ambiente.

Si haces una búsqueda en Internet sobre los riesgos de los pesticidas para la salud infantil encontrarás advertencias muy alarmantes, ya que productos como insecticidas, herbicidas, fungicidas, etc, pueden incrementar el riesgo de padecer leucemia u otros tipos de cáncer en los niños, como han puesto de manifiesto diversos estudios científicos. Sin embargo, como padre, debes analizar la información en profundidad, ya que los peligros más graves están relacionados con exposiciones directas y continuadas a estos tóxicos. En tu caso, podrás estar tranquilo si sigues los sencillos consejos que te ofrecemos a continuación.

¿Dónde se encuentran?

Uno de los mayores problemas a la hora de proteger a tus hijos de los efectos nocivos de los pesticidas es que se trata de sustancias que se acumulan en el agua, los productos agrícolas y ganaderos, la vegetación de parques públicos, etc. En primer lugar, deberías distinguir dos posibles vías de contacto con los pesticidas:

  1. La más directa, por la exposición a los productos utilizados en el ámbito doméstico –limpieza, usos en mascotas- y urbano –para erradicar insectos, por ejemplo–.
  2. Y, en segundo lugar, la más difusa, mucho más difícil de controlar, a través del consumo de alimentos o agua que contengan restos de estos tóxicos.

En los entornos rurales, especialmente de países en vías de desarrollo, los pesticidas resultan más peligrosos para los niños porque están muy presentes en su vida cotidiana, vinculados a la actividad agrícola, por lo que entran en contacto directo con una gran variedad de ellos, como ha advertido la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Por su parte, las mujeres embarazadas expuestas a estos productos también pueden transmitir estos riesgos a sus fetos. De hecho, se han descrito problemas como es el caso de malformaciones por el efecto de plaguicidas. 

¿Los podéis evitar?

En casa, podréis evitar la influencia de los pesticidas si reducís el consumo de estos productos y optáis por la lucha contra insectos o plagas con métodos más respetuosos con el medio ambiente. Tanto en el interior de tu hogar como en jardines. De este modo, también evitarás el riesgo de que tus niños entren en contacto con este tipo de tóxicos sintéticos.

Sin embargo, en el entorno urbano es más complicada la prevención. Sería interesante conocer qué tipo de tratamientos se utilizan en las zonas verdes, parques, incluso escuelas, donde llevas a tus hijos, para evitar el contacto con los químicos. Sin embargo, es cierto que esta información suele ser poco accesible para los ciudadanos. Y también resultaría útil conocer los plaguicidas aplicados en las zonas agrarias próximas a tu domicilio.

Saber qué coméis

En las sociedades europeas, uno de los canales más habituales de contacto con los pesticidas es el consumo de frutas y verduras, de ahí la importancia de su lavado adecuado, o incluso, la conveniencia del pelado en algunas ocasiones. Los expertos advierten de que ingerimos pequeñas cantidades de tóxicos en nuestras dietas a través de estos productos agrícolas. En principio, no son nocivos, pero a largo plazo, podrían acumularse y generar consecuencias negativas en el organismo. 

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aseguraba que el 97% de las muestras analizadas por este organismo en 2010 para el control de restos de pesticidas en el ámbito comunitario estaban dentro de los límites máximos de residuos permitidos por la legislación. Sólo el 1,6% superaban estas cifras y entre los alimentos con niveles más elevados se encontraban la avena, las lechugas y frutas como fresas y melocotones.

Por ese motivo, otra de las vías fundamentales para evitar los pesticidas en vuestro menú, es la compra de productos agrícolas producidos, conservados y distribuidos de la forma más respetuosa con el medio ambiente. Así, puedes buscar en el mercado los diversos certificados como el ecológico y otros de producción de proximidad que garantizarán alimentos más saludables a largo plazo para toda la familia. Al mismo tiempo, en el caso de productos envasados, también deberás revisar con atención las etiquetas para conocer con mayor profundidad el origen y métodos de cultivo.

Acceso a las fuentes de consulta:

Intoxicación por plaguicidas en niños. Información para la gestión y la acción. Programa de Naciones Unidas para el Ambiente. [Fecha de consulta: 01/12/2015]

Global Plan of Action for Children's Health and the Environment. World Health Organization. [Fecha de consulta: 01/12/2015]

Restos de pesticidas en alimentos, límites seguros. Eroski Consumer. [Fecha de consulta: 01/12/2015]

La FAO alerta de los efectos de pesticidas en los menores que trabajan en el campo. Agencia EFE. [Fecha de consulta: 01/12/2015]

Algunos datos sobre riesgos para la salud por pesticidas en alimentos. Center for ecogenetics and environmental health. [Fecha de consulta: 01/12/2015]

Comparte