• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Consejos para niños con alergia a animales

07/06/2017
Muchas familias con animales en casa saben qué significa tener a un hijo con alergia. 
 
Muchos niños estornudan, sufren congestión o sienten picor o les cuesta respirar cuando están compartiendo espacio con animales, y ello podría deberse a una alergia. Te ofrecemos una guía práctica de cómo tratarla y de qué pasos puedes seguir.
  
El pelaje de los animales es una causa frecuente de alergia respiratoria. Muchas de las personas que tienen animales o que comparten hogar con ellos, especialmente perros, gatos, pueden sufrir los síntomas alérgicos.
 
Los síntomas de alergia pueden aparecer de forma inmediata durante la exposición o contacto al animal o a sustancias derivadas de él como la caspa, la orina o la saliva del animal, aunque en algunas ocasiones pueden aparecer horas después del contacto con el animal. 
 
Así las proteínas que se encuentran en la caspa de un animal de compañía, escamas de la piel, saliva y orina pueden causar una reacción alérgica o agravar los síntomas de asma en algunas personas. Además, el pelo o la piel de los animales pueden acumular ácaros, pólenes, esporas de moho y otros alérgenos. 

Síntomas de la alergia a animales

Los estornudos, el picor, hinchazón en los ojos y el lagrimeo, la secreción nasal y la congestión cuando se está en la misma habitación que un animal pueden ser indicadores de que se padece este tipo de alergia. 
 
Estos  síntomas pueden aparecer incluso en un momento en que el animal no está en la casa, ya que las partículas de alérgenos quedan suspendidas en el aire. La caspa de gato por ejemplo persiste suspendida en el aire durante mucho tiempo.
 
Es más, las personas que se mueven en ambientes con animales van recogiendo caspa en su ropa y cuando se desplazan transportan esa caspa. Así, una persona se puede hacer alérgica a algún animal y tener síntomas a través de esos contactos indirectos, aunque no vea al animal ni vaya a lugares con animales.  
 
En ocasiones también pueden desencadenarse síntomas  de alergia cutánea (sarpullido), picor en la piel, inflamaciones o ronchas rojas. En otras ocasiones pueden aparecer  síntomas de asma, con sibilancias, disnea y opresión en el tórax.
 
El mejor método para estar seguro de si realmente existe una alergia es solicitar la valoración por un pediatra alergólogo. De este modo se realizará un estudio para intentar determinar los factores que causan los síntomas. 

Tratamiento de la alergia a animales

El tratamiento más recomendable es, simplemente, mantenerse lejos del alérgeno, en este caso del animal. No obstante, eso no siempre es posible, y en cualquier caso, muchas familias no quieren o no pueden entregar a su animal en adopción. 
 
En caso de tener contacto con el animal y que aparezcan síntomas existen tratamientos farmacológicos como los antihistamínicos o broncodilatadores que aliviarán los síntomas, aunque deben usarse siempre previa recomendación del médico y no son ideales como tratamiento prolongado.
 
En determinados casos pueden ser necesarios tratamiento preventivos para evitar la aparición de síntomas. El pediatra alergólogo establecerá un plan de tratamiento en función del caso concreto.  
 
Además existen vacunas contra la alergia a epitelios (inmunoterapia específica), que se han mostrado eficaces a largo plazo. No obstante, esta medida debe prescribirla un facultativo especialista en alergología pediátrica individualizando el tratamiento en cada caso concreto. 

Consejos básicos a seguir si tu hijo es alérgico a los animales:

  • Evita que los abrace o los bese.
  • Mantén al animal de compañía lejos de la habitación donde el niño duerme.
  • No permitas al animal posarse sobre los muebles tapizados o alfombras.
  • Lava al animal al menos una vez por semana, y cepíllalo con frecuencia, siempre fuera del hogar.
  • Aspira el hogar con frecuencia, con aspirador de bolsa doble o micro filtro.
Si todas esas medidas fracasaran, considera la posibilidad de ofrecer al animal en adopción. 
 
Referencias bibliográficas:
 
Instrucciones en la alergia a animales. Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP). 2012.
 
Alergia a las Mascotas – Pet Allergy. American Academy of Allergy, Asthma & Immunology (AAAAI). 2014.

Comparte