• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Consejos para el baño e higiene del recién nacido

04/08/2014

Una de las preocupaciones de los padres novatos es cómo aplicar una higiene correcta al recién nacido tomando en cuenta todas las precauciones y con seguridad.

Esta guía pretende ayudarte a que el baño sea seguro, eficaz y agradable, tanto para ti como para el bebé.

Lo primero que debes tener en cuenta es que bajo ningún concepto debes dejar al bebé solo, aunque sea tan sólo un instante. En todo momento es imprescindible, siempre, la supervisión de un adulto. Incluso cuando el niño ya está fuera del agua, pues corre el riesgo de caer.

Otro aspecto a tener en cuenta es dónde tiene lugar el baño y en qué soporte. Debe usarse una bañera expresamente diseñada para niños pequeños. No se recomienda bañar a un bebé en la bañera normal para adultos, ni siquiera aunque tenga poca agua, ya que obligaría al adulto a adoptar posturas incómodas y ello aumenta el riesgo de que el niño resbale y se golpee. La bañera debe estar ubicada en una habitación totalmente libre de corrientes de aire.

Para bañar al bebé debes tener las manos limpias previamente. Mide siempre la temperatura del agua antes de que el bebé entre, la temperatura ideal debe estar alrededor de los 38 grados.

Una vez coloques al niño en la bañera, es muy importante sujetarle siempre la cabeza para evitar que pueda hacer un mal gesto y golpearse o ahogarse.

El jabón para la higiene del bebé debe ser siempre neutro (pH 5.5), sin perfumes, alcohol ni sustancias químicas adicionadas. Ten precaución al lavar las partes sensibles, como los ojos y el rostro, para las cuales basta simplemente el agua, sin jabón, con una esponja de baño muy suave. Para el lavado de los oídos, es mejor emplear el dedo meñique, ya que con los bastoncillos de algodón podríamos hacerle daño. Para la cabeza sí puedes usar champú neutro, pero empléalo siempre de adelante hacia atrás, y procura que nunca le vaya a los ojos.

La seguridad a la hora de bañar al bebé

Cuando el bebé tome su baño ten presentes siempre los siguientes consejos de seguridad:

  • Usar preferiblemente un albornoz con capucha. A estas edades, es mejor que se sequen así, ya que frotarles con toallas puede ser excesivo para ellos.
  • Las uñas de las manos y los pies deben limpiarse siempre con un paño. Además, las uñas deben cortarse cuando estén demasiado largas, pues podrían arañarse.
  • Algunos bebés pueden tener costra láctea en la cabeza (piel en forma de escamas, aparenta estar sucia). No te inquietes, pues se irá sola y no le causará ningún daño.

A la hora de secarle, ten presentes especialmente las zonas del cuerpo con pliegues, para que no acumulen humedad. Para peinarle, emplea siempre un peine de dientes finos o un cepillo suave, que deberás lavar después de cada uso. A la hora de secarle, es conveniente que el niño esté tumbado sobre una toalla (mejor que una manta, que puede cargarle de electricidad estática).

Referencia bibliográfica:

Cómo bañar a su recién nacido. The Ohio State University Medical Centre. 2010.

Comparte