• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Conoce qué es la ectasia piélica, una enfermedad renal

25/05/2017

La ectasia piélica es la dilatación de una zona del riñón llamada pelvis renal.

La pelvis renal es una estructura en forma de embudo que recoge la orina formada en el riñones y la envía al uréter, el conducto que lleva la orina hasta la vejiga. 

¿Cómo y cuándo se diagnostica?

La calidad de imagen de los equipos de ecografía actuales hace que la mayoría de las ectasias piélicas se diagnostiquen en la ecografía del segundo trimestre del embarazo. De hecho, es la anomalía que se detecta con mayor frecuencia en esta prueba diagnóstica, pues puede encontrarse hasta en un 5% de los fetos. Es más frecuente hallarlo en la ecografía de fetos varones y en el lado izquierdo.

Se considera como dilatación piélica cuando su tamaño es mayor de 4 mm en fetos de menos de 33 semanas y mayor de 7 mm en fetos de más de 33 semanas de edad gestacional. Existen varios grados de dilatación (leve, moderada y severa) en función de su tamaño. 

¿Qué relevancia tiene su diagnóstico?

El hallazgo de una ectasia piélica es un marcador, un signo de alerta que requiere que se descarten otras anomalías de los riñones y de la vía de la orina (uréteres, vejiga y uretra) que puedan tener repercusión en la función de los riñones en la etapa fetal o tras el nacimiento. 

No obstante, en la mayoría de los casos se trata de ectasias leves y no asociadas a otras malformaciones. En estos casos, en que se encuentra de forma aislada y la dilatación es pequeña, puede no tener ninguna relevancia.

De hecho, en muchos fetos se diagnostica en el segundo trimestre de la gestación y en la ecografía del tercer trimestre ya no se observa, lo que lleva a pensar que pequeñas dilataciones forman parte del proceso de maduración normal de la vía urinaria. 

¿A partir de qué tamaño resultan relevantes?

El hallazgo de una dilatación de la vía urinaria como la ectasia piélica en las ecografías del embarazo siempre requiere su comprobación tras el nacimiento mediante ecografía. Cuando la dilatación es inferior a 10 mm se recomienda realizarla en torno a las 4 semanas de vida del recién nacido. 

En caso de que la dilatación sea mayor de 13-15 mm es importante realizar la ecografía en los primeros días de vida. Si en ésta prueba se confirma este tamaño de dilatación se aconseja la prevención de la infección de orina con la administración diaria de una dosis baja de antibiótico al recién nacido, así como realizar una prueba, la cistouretrografía miccional seriada (CUMS), para valorar si la dilatación se acompaña de reflujo vesicoureteral (RVU).

 

Comparte