• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Conjuntivitis: cómo actuar

05/03/2013

La conjuntivitis es una inflamación de la parte blanca del ojo y de la superficie interna de los párpados. Puede ser causada por alergias, sustancias irritantes o por la infección de un virus o bacteria (en este caso, puede contagiarse fácilmente). Aunque algunos tipos de conjuntivitis desaparecen por sí solos, otros requieren tratamiento farmacológico.

Señales y síntomas

  • Molestia o sensación de tener algo en el ojo.
  • Enrojecimiento del ojo o de la superficie interna del párpado.
  • Párpados inflamados.
  • El ojo segrega un líquido acuoso, parecido al pus.
  • Pestañas enmarañadas o pegadas al levantarse.
  • Comezón y lagrimeo (común en la conjuntivitis alérgica).

Lo que debes hacer:

  • Llama al médico, especialmente si se trata de un recién nacido (el tratamiento puede incluir antibiótico en gotas o ungüento).
  • Limpia cuidadosamente el área del ojo con agua tibia y una gasa o motas de algodón.
  • Pon una compresa fría en el ojo (por ejemplo, envuelve hielo en una toalla).
  • Dale acetaminofeno o ibuprofeno para aliviar la molestia (revisa las instrucciones de uso para administrar la dosis correcta).

Busca asistencia médica si:

  • El niño no muestra mejoría en dos o tres días si recibió tratamiento, o en una semana si no recibió ninguna clase de tratamiento.
  • El enrojecimiento en los ojos empeora.
  • La inflamación de los párpados aumenta.
  • El niño se queja de dolor severo.
  • Se produce cualquier cambio en la visión.
  • El niño muestra una sensibilidad especial a la luz.
  • Se origina dolor de oído (la conjuntivitis y la infección de oído pueden coincidir).

¡Piensa en prevenir!

Lávate las manos bien y a menudo, especialmente después de tocarte los ojos. Es recomendable no compartir toallitas, toallas o fundas de almohada. Habla con tu médico si los ojos te pican, lagrimean o enrojecen de manera frecuente (aunque podría tratarse de una alergia). Si se te suelen irritarlos ojos, reduce las causas posibles:

  • Quitando el polvo y pasando la aspiradora frecuentemente.
  • Cerrando las ventanas y las puertas cuando hay mucho polen.
  • Evitando químicos con olores o irritantes (como los productos de limpieza) y toda clase de humos.

Fuente: http://www.blankchildrens.org/

Comparte