• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo puedes enseñar a tus hijos a pedir perdón

12/01/2015

Pedir perdón puede costar un gran trabajo a los niños cuando se portan mal. El hecho de reconocer un error puede crearles malestar, hacerles sentir vergüenza y afectar a la opinión que tienen de ellos mismos. Sin embargo, el perdón puede ser una gran forma de intentar reparar y aprender de los fallos de uno mismo. Es por eso que tus hijos deben aprender a pedir perdón y tú debes ser un ejemplo para ellos.

Pasos a seguir para que tus hijos aprendan a pedir perdón

Ante cualquier situación en la que se porten mal, debes saber cómo reaccionar con ellos para que entiendan que han cometido un error, se disculpen y recapaciten sobre cómo solucionar la situación. Las siguientes recomendaciones son un camino a seguir para enseñarles a pedir perdón:

  1. Explícales por qué lo que han hecho ha estado mal.
  2. Diles en primera persona lo que esperas que digan a otra persona: por ejemplo: “Dile a tu amigo: lo siento, ha estado mal ¿me perdonas?”.
  3. Explícales cómo te hace sentir lo que han hecho.
  4. Diles cómo podrían haber resuelto la situación. Por ejemplo, si han pegado a otro niño, explícales cómo solucionar el problema que tenían sin recurrir a pegar a los demás.
  5. Dales la posibilidad de enmendar su error, pero no les presiones.
  6. No les enseñes a disculparse de forma mecánica: lo más importante es que sean conscientes de que su comportamiento ha hecho daño a alguien. En este sentido, debes fomentar en ellos la empatía y conseguir que se hagan responsables del daño causado para que pidan un perdón sincero y no mecanizado  . Intenta que descubran el error y que no consideren el perdón sólo como una actitud social positiva, sino también como una muestra de superación y crecimiento para conseguir que tengan una personalidad fuerte y con capacidad de resiliencia.
  7. Dales ejemplo: pídeles tú también perdón si te equivocas con ellos. No temas a perder autoridad por hacerlo. Disculparte con ellos evita que se rebelen y hace que se sientan comprendidos y respetados. 

Los niños deben comprender que pedir perdón a alguien de forma sincera significa entender cómo se ha sentido cuando se le ha hecho algún daño o se le ha ofendido. Después de disculparse, verán que se sienten un poco mejor, que no se avergüenzan tanto de lo que han hecho porque habrán realizado un esfuerzo para arreglar las cosas. Igualmente, harán sentir mejor a la persona a quién pidan perdón. 

Las disculpas pues, tienen un efecto positivo tanto en quien las da como en quien las recibe. Lo más importante, en este sentido, es que los niños aprendan de sus fallos y de que sean conscientes de ellos para no repetirlos.

El cuento “La ley del bosque iluminado” habla sobre el perdón y es un cuento ideal para que tus hijos aprendan la importancia de saber perdonar cuando es necesario. 

Acces al documento original:

Pedir perdón. Kidshealth. [Fecha consultada: 18/12/2014]

Comparte