• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo influencia la música en el desarrollo cognitivo?

10/04/2017

La música es a la vida, lo que el oxígeno a los pulmones. ¿Alguno de vosotros se ha planteado vivir sin la música? Os invitamos a realizar un ejercicio práctico: haced una lista de la música que nos rodea excluyendo aquellos momentos intencionados en los que la escuchamos en el coche, para trabajar, etc.

¿Es posible vivir sin música, si hasta el sonido de los smartphones es una melodía o un anuncio publicitario tiene como base fundamental para su engagement una armonía que nos sirve para establecer vínculo emocional con el producto?

Definitivamente la música forma parte de nuestras vidas, desde casi los mismos orígenes de nuestra especie… y nos acompañará para siempre, incluso desde antes de nacer. Diversos estudios se han dedicado a abordar la influencia que ejerce la música en el vientre materno, partiendo de que el feto es capaz de escuchar sonidos desde una determinada fase de su desarrollo (se estima que es entre las semanas 8-12 cuando reacciona a sonidos y vibraciones). Entre los beneficios que ejerce el hecho de que la mujer embarazada escuche música, se relacionan:

  • Estimula la frecuencia cardiaca y la actividad cerebral
  • Fortalece los vínculos entre la madre y el bebé
  • Favorece el bienestar, etc. 

En esta línea se han llevado a cabo diversos estudios, con el fin de obtener evidencias científicas respecto a la exposición o no a la música durante el desarrollo embrionario. Todos ellos llegan a la afirmación de que se producen beneficios a nivel neurológico que son evidentes e importantes para las subsiguientes fases del desarrollo cognitivo posteriores al nacimiento.

Esta conclusión se basa en la evidencia de que la música favorece la neurogénesis, es decir, la generación de nuevas neuronas. Un incremento del número de neuronas, facilitará los procesos cognitivos del individuo y le ayudará a estar expuesto a sufrir en menor riesgo aquellas enfermedades asociadas a la muerte neuronal como pueden ser por ejemplo el Alzheimer.

Cuando la estimulación musical de los niños y adolescentes, es un proceso intencionado, en el que los menores no sólo son agentes pasivos ante la audición de determinadas piezas musicales, los beneficios aumentan.

Veamos a continuación algunas de las ventajas que puede tener la educación musical a nivel cognitivo:

  • Favorece el aumento de la capacidad nemotécnica, de atención y de concentración.
  • Facilita la resolución de problemas matemáticos y de razonamiento mental complejo.
  • Promueve nuevas vías de expresión y por tanto, de canalización de las emociones. 
  • Al ser una actividad a combinar con el baile u otras actividades físicas, favorece el desarrollo muscular, el control del equilibrio, la estimulación de varios sentidos a la vez, etc.
  • Es una fuente inagotable para la estimulación de la creatividad.
  • Fomenta una mejor autoestima.
  • Facilita los vínculos personales y el desarrollo de habilidades sociales.
  • Contribuye a agilizar la rapidez con la que el cerebro es capaz de procesar el habla y por tanto, ayuda a que el sistema auditivo del niño sea más eficiente.

¿Cómo se produce la aproximación de los niños a la música?

Los niños desde su más tierna edad necesitan de estímulos sensoriales que contribuyan a su correcto desarrollo. En ese sentido, y considerando los beneficios expuestos anteriormente, la música es un favor clave que si no se presenta desde los primeros años puede repercutir en alteraciones a nivel psíquico o biológico, ante la carencia de estimulación que conlleva asociada.

Algunos de los hitos en el desarrollo cognitivo de los niños en su interacción con la música, en función de la edad, son:

  • Desde el nacimiento: el niño reaccionará ante cualquier estimulación sonora  modificando su estado de reposo y en determinadas situaciones haciendo movimientos en busca de la fuente sonora.
  • A partir del año: los pequeños son capaces de hacer música mediante canturreos o balbuceos. Conforme vaya creciendo estos sonidos irán incorporando el ritmo en su reproducción. Así mismo, y a nivel motor, con esta edad los niños suelen reaccionar ante la música con balanceos, inclinaciones de cabeza, giros de muñeca, elevación de brazos, etc.
  • A los dos años:  son capaces de manipular instrumentos sonoros o de generar sonidos con objetos, incluso con el fin de acompañar a melodías improvisadas.
  • De los 2 a los 3 años: se presenta una mayor coordinación psicomotriz y una respuesta rítmica más acorde con la música que escucha. A partir de esta edad, los pequeños son capaces de cantar como actividad auxiliar al juego.
  • De los 3 a los 4 años: aumenta la coordinación y la variedad de movimientos, permitiendo al pequeño simular incluso algunos pasos de danza.
  • De los 4 a los 5 años: se empieza a desarrollar la capacidad de memorización de melodías y de letras de canciones, cada vez más largas. En algunos casos, el niño será capaz de componer sus propias canciones, desarrollando de este modo su creatividad e imaginación en el ámbito musical.
  • De los 5 a los 6 años: se mejora el tono y la capacidad de canto, disponiendo de capacidad para reproducir canciones, corregirlas y memorizarlas. 

¿Cómo se puede favorecer desde la educación infantil la estimulación musical?

Resulta esencial que los profesionales del ámbito educativo conozcan las diferentes etapas del desarrollo cognitivo de los niños en relación con la música. Estas van, como comentábamos con anterioridad, desde la simple repetición de ritmos a la capacidad de aprendizaje de melodías y letras de canciones. 

La música como disciplina deberá tener entidad propia en el currículo educativo, cuando el alumno disponga de la capacidad cognitiva adecuada para asimilar los contenidos relacionados. En las edades más tempranas la música debe de ser el eje vertebrador del día a día de la escuela, contribuyendo así al integral desarrollo del niño, en función de su edad.

Reforzar en el entorno de casa la estimulación musical del niño, siempre será favorable. Así mismo, conforme vaya creciendo, la música puede irse sugiriendo al menor como una actividad de ocio, aprendizaje e interacción social. Descubrir el potencial de cada niño, para tocar un instrumento, cantar en una coral, practicar el baile, etc. si se estimula desde la más tierna infancia, puede ser una actividad factible con un componente de incalculable valor para su salud cognitiva y emocional. 

Acceso a las fuentes de consulta:

Sarget Ros, Mª Angeles (2003) La música en la educación infantil: estrategias cognitivo-musicales. Revista de la Facultad de Educación de Albacete, ISSN 0214-4824, Nº. 18, pág. 197

Exposure to music and noise during pregnancy influences neurogenesis and thickness in motor and somatosensory cortex of rat pups. Kim CH, Lee SC, Shin JW, Chung KJ, Lee SH, Shin MS, Baek SB, Sung YH, Kim CJ, Kim KH.

Int Neurourol J. 2013 Sep;17(3):107-13. doi: 10.5213/inj.2013.17.3.107. Epub 2013 Sep 30. Neuroplasticity Changes of Rat Brain by Musical Stimuli during Fetal Period.Sheikhi S, Saboory E. Cell J. 2015 Winter;16(4):448-55. Epub 2015 Jan 13.

Comparte