• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo gestionar los celos ante la llegada de un hermano pequeño

20/05/2017

Ya en la etapa del embarazo, los padres pueden sentir preocupación por si el nacimiento del nuevo miembro de la familia traerá conflictos. De entrada, deben tener en cuenta que los celos son normales hasta cierto punto, y que existen maneras sencillas de controlarlos.

La rivalidad, en mayor o menor medida, es algo que puede aparecer en cualquier familia cuando esta se amplía. Una de las actitudes más recomendables en una situación así, según los especialistas, es la normalización. Hacer comprender al hermano mayor que seguirá teniendo el cariño de sus padres es básico, así como que sean el padre y la madre los que expliquen conjuntamente la situación. La tendencia a discutir y pelear es normal entre hermanos, y es mayor cuanta menor es la diferencia de edad. Es bueno permitir que solucionen ellos mismos los conflictos.

Los celos se manifiestan sobre todo cuando el hijo descubre que la madre o el padre sienten interés por hacer otras cosas aparte de estar con él. Así, esto le parece una pérdida inevitable de privilegios, incluso cuando todavía no hay un hermano pequeño en camino. Pero los celos son universales, y no hay que hablar de ellos con los niños como algo negativo. Puede ser incluso bueno conversar sobre ellos, así tu hijo comprobará que no es el único que puede sentirse así.

¿Cómo se manifiestan los celos?

Existen muchas formas de manifestar los celos. Muchos niños pueden decirlo directamente. En otros casos pueden alterar su conducta, como por ejemplo haciendo más travesuras para llamar la atención, enojándose con sus padres o incluso consigo mismo. Algunos también experimentan un retorno al infantilismo, por ejemplo recuperando el uso del chupete o llorando más a menudo.

También debe tenerse en cuenta que los celos dependerán del número de hermanos. Así, por ejemplo, el mayor ha sido hijo único por un tiempo, y eso siempre le puede afectar. Suele ser modelo y tiene autoridad y responsabilidad. Los medianos, en cambio, tienen un rol un poco más complicado, ya que a veces se consideran demasiado pequeños para ciertas cosas y demasiado mayores para otras. En los hermanos pequeños, la dependencia de los mayores es el principal defecto a evitar; pueden tener inseguridad, testarudez y en algunos casos inestabilidad. Contrariamente a lo que muchos piensan, los hijos únicos también pueden sentir celos. Han tenido siempre dedicación a tiempo completo de sus padres, lo cual puede conducirles a un perfil caprichoso y egoísta.

Consejos para gestionar los celos

Una buena forma de aplacar los celos es pedir opinión al niño, y si hay que cambiarle de habitación debe de hacerse al principio. Así, por ejemplo, una buena práctica puede ser hacerle partícipe de las tareas que conlleve el bebé, y los padres pueden darle a entender que su colaboración es necesaria. También es una buena idea acostumbrarle a ver bebés, por ejemplo visitando amigos o familiares en la misma situación.

Otra manera de fomentar la convivencia es permitir que el niño escuche los latidos y las pataditas durante el embarazo, y dejarle claro que no perderá el puesto. Ante cualquier conducta de celos, es importante ser comprensivo y no dramatizarla. Es positivo dejar que exprese el malestar, e incluso contar a nuestro hijo nuestras propias vivencias personales de cuando éramos pequeños. En esta etapa, también es importante atender más a los éxitos personales, y transmitir al niño que se les quiere. De vez en cuando, funciona muy bien recordarle las ventajas de ser mayor.

Los padres nunca deben ocultar el sentimiento amoroso hacia el bebé. En todo caso, pueden explicarle al niño que los celos desaparecerán. Es importante no hacer comparaciones, o comentar a otros adultos los problemas en presencia del niño. Si el caso es grave, no debe renunciarse a consultar con un especialista.

Acceso a la fuente de consulta:

Los celos infantiles. Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. 2003 [Fecha de consulta: 26/05/2017. 

Comparte