• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo explicar la crisis a tus hijos

30/11/2011

Los niños no entienden de economía, pero notan perfectamente cuando algo no va bien. La crisis provoca situaciones complejas en muchos hogares pero también es un momento para que los padres trasmitan ciertos valores como la capacidad de adaptación.

La crisis económica global que estamos viviendo actualmente provoca situaciones complicadas en muchos hogares, especialmente cuando hablamos de niños pequeños. Es lógico que los padres se preocupen por el bienestar de sus hijos.

Ante la inestabilidad financiera, muchas familias se ven obligadas a reducir gastos, entre ellos los destinados a sus hijos, ya sean de ocio (cine, vacaciones, juguetes, etc.) o hasta necesidades más básicas (alimentos, ropa, educación, etc.).

A veces los padres, ante tal preocupación, se esfuerzan más por solucionar la falta de ingresos y dejan de lado la parte emocional del niño, ignorando que el estrés que sufre el niño (ya que aun sin quererlo notan que algo no va bien) influye negativamente en su estado de salud y bienestar.

La inmensa mayoría de niños seguramente no entienden de economía, pero si no se les explica lo que está ocurriendo con palabras acorde a su edad, sólo percibirán las preocupaciones de sus padres y pueden llegar a magnificar los problemas e incluso hacerlos propios. Es más, según un estudio de la Universidad de California, que los niños se apropien de problemas como los relativos a las dificultades económicas puede dejarles marcas de inseguridad y frustración para toda la vida.

Consejos a la hora de hablar sobre la crisis con los niños

Es por ello que es necesario que los padres hablen con sus hijos sobre la crisis económica y sus repercusiones. A continuación unos consejos sobre cómo hacerlo:

  • Explícales la verdad: los niños saben cuando se les oculta algo. No hay que alarmarlos sobre la situación, pero sí informarles; y hacerlo utilizando un vocabulario que puedan entender según su edad y capacidad de comprensión. También hay que mostrar optimismo en el futuro, alentarles de que las cosas van a salir bien y que es importante mantenerse unidos.
  • Comunícales los cambios en todo momento: no hablamos de explicar la situación una vez y darlo por hecho. La crisis no es momentánea, de hecho aún desconocemos cuando acabará, por ello es necesario ir informando continuamente a los niños sobre los cambios que les puedan afectar a ellos y al conjunto de la familia (pérdida de trabajo, cambio de domicilio, anulación de vacaciones, etc).
  • Haz que participen: la crisis es un buen momento para hacerles participar en la toma de decisiones, por ejemplo en qué pueden contribuir ellos para reducir los gastos; de esta manera potenciamos que participen y aprendan sobre planificación financiera, aunque sea en los aspectos más básicos.
  • Intenta no discutir: los problemas financieros son un recurrente motivo de discusión familiar, sobre todo con la pareja. Es importante que no discutas delante de tus hijos y acuerdes con tu pareja sobre cómo abordaréis el tema ante ellos.
  • Busca actividades de ocio de bajo coste: se pueden realizar multitud de actividades con niños totalmente gratuitas, dentro de casa y al aire libre: ello les proporcionará un momento para el juego y el entretenimiento, vital para garantizar su bienestar mental ante situaciones complejas.

Es lógico que tus hijos se sientan decepcionados e incluso rabia, pero si se les da información al respecto  y se les ofrecen alternativas de diversión más baratas comprenderán mejor a sus padres y aprenderán una gran lección sobre la adaptación.

La comunicación siempre es importante, y en una crisis se vuelve fundamental para evitar dañar la relación familiar.

Acceso a la fuente de consulta:

Helping children in times of trouble and crisis. Journal of Children in Contemporary Society, 17, 113-118.

Comparte