• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Qué es y cómo evitar el síndrome del niño hiperregalado la próxima Navidad

10/01/2018

Ya se acabó la Navidad, dejando mucho momentos para recordar y muchos regalos que disfrutar. La mayoría de los niños apenas habrán podido disfrutar del 50% de los regalos que han recibido esta Navidad. ¿Te has parado a pensar si son demasiados regalos?, ¿qué consecuencias puede tener el exceso de regalos en los niños?

Es momento de reflexionar para ver si podemos mejorar la lista de regalos del próximo año.

Muchas veces queremos trasmitir a los hijos nuestro amor por ellos en forma de regalos y este hecho cargado de buena intención puede convertirse en algo negativo. 

Hemos hablado con psicólogos expertos en la materia para descubrir cómo puede afectar el exceso de regalos en los niños. De hecho, regalar en exceso puede ser más perjudicial de lo que pensamos. Cada año se multiplica lo que los psicólogos llaman, el síndrome del niño hiperregalado.

¿En qué consiste este síndrome del niño hiperregalado?

Como su propio nombre indica, este síndrome se da por el exceso de regalos que reciben los niños. Según Úrsula Perona, psicóloga especializada en Psicología clínica infanto juvenil y colaboradora en Psicocode, el “síndrome del niño hiperregalado es una descripción de la realidad” debido a que considera que “hoy en día los niños tienen demasiado de todo y en Navidad se acentúa este hecho”. La Navidad no es sólo el ámbito donde podemos ver a niños caprichosos, como así considera Victoria Gómez Serés, vicepresidenta del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, que ve necesario diferenciar “si la sobreestimulación de regalos se da durante el día a día del niño”.

No busquéis en ningún manual de diagnóstico, no encontraréis ningún síndrome o algo parecido bajo este nombre, en cambio si se pueden encontrar algunas características comunes en los niños que reciben una gran cantidad de regalos sin motivo o para suplir una carencia que no pueden aportarles los padres. Sara Tarrés, Psicóloga licenciada en la Universidad de Barcelona y conocida por su blog “Mamá Psicóloga Infantil”, ha identificado una serie de atributos que se pueden observar en “niños hiperregalados“:

¿Cómo podemos evitar que nuestros hijos sufran este síndrome? 

Como padres, debemos ser conscientes de este problema e intentar evitarlo.

Según la psicóloga Tarrés “La mejor forma de evitar que nuestros hijos acaben sufriendo este síndrome, tan típico de la sociedad consumista que estamos creando, es reduciendo el número de regalos que les hacemos durante todo el año pero sobre todo por Navidad”.

En este caso podemos aplicar el dicho de “Menos es más” y conseguir que nuestros hijos aprendan a valorar lo que tienen y sepan tolerar la frustración cuando no obtienen siempre lo que quieren.

La generación de lo que ahora somos padres estamos acostumbrados a tolerar la frustración ya que, desde muy jóvenes, llevamos experimentando eso de no recibir lo que pedimos sino lo que nuestros padres podían permitirse. 

Sin embargo, en la actualidad, con el exceso de regalos a nuestros hijos se está perdiendo la percepción de lo que cuestan las cosas y de que hay que trabajar duro para conseguir lo que queremos.

Victoria Gómez, directora de la revista online Reflexión práctica sobre formación familiar y docente opina que  “los padres deberían enseñar “por qué las cosas no salen como uno quiere, ver si dependía de uno mismo o bien de circunstancias ajenas y que aprendan del error para evitar la frustración”.

El límite de los 4 regalos

El límite de los 4 regalos es la propuesta en la que más psicólogos, padres y educadores apuestan para evitar el síndrome del niño hiperregalado.

Esta regla, como su propio nombre indica, consiste en que cada niño reciba un máximo de 4 regalos, combinando cosas que necesita con otras que le sirvan para aprender y otra que le haga mucha ilusión.

Regalo 1: un objeto que pueda llevar

Algo de ropa, como unas zapatillas deportivas, una sudadera, una camiseta, o algún accesorio como una mochica para el colegio o cualquier complemento como unos guantes, gorro.etc.

Regalo 2: algo educativo

Algo con lo que puedan aprender. Aquí las opciones son infinitas: fichas para colorear, manualidades, puzzles, libros para que se inicien en la lectura, etc.

Regalo 3: algo que realmente quiere

En esta regalo, debemos elegir algo que realmente le haga ilusión tener (dentro de nuestras posibilidades económicas). Si además intentas que esté relacionado con la actividad física, mejor que mejor. Por ejemplo: un patinete, una bicicleta, unos patines, etc.

Regalo 4: algo que realmente necesite

Si tu hijo necesita algo, este es el momento de comprarlo. Puede ser ropa, lápices de colores, ropa para el día a día, cualquier cosa que necesiten para sus actividades extraescolares, etc.

La ilusión desmedida de los padres

Todo el que sea padre sabe de que no hay nada mejor que ver a nuestros hijos felices. Ver su cara de emoción abriendo regalos es algo que los padres disfrutan y que viven tan intensamente o más que sus propios hijos. Sin embargo, no dejemos que la ilusión y la emoción nos supere y cometer el error de regalar en exceso.

Otras veces suele ocurrir que pasamos menos tiempo del que nos gustaría con nuestros hijos. Nos sentimos culpables por ello e intentamos suplir ese tiempo con más regalos. Esa no es la solución, ningún niño va a preferir un regalo material a pasar más tiempo contigo. Recuerda, pasar tiempo jugando con tus hijos es el mejor regalo que puedes hacerle.

Ayuda para padres: ideas originales para regalar

Regala una experiencia divertida y educativa

No hay nada mejor que regalar una experiencia para que tus hijos aprendan y maduren. Por ejemplo, un campamento de verano en el extranjero en el que puedan conocer gente de todas las nacionalidades, mejorar el idioma y aprender a ser independientes. Los niños lo pasan en grande y aprenden muchísimo sin darse cuenta.

Regala tiempo para estar con tus hijos

Como comentamos antes, pasar tiempo con los hijos es el mejor regalo y lo que más les gusta a nuestros pequeños. Puedes pensar en actividades que hacer con ellos que no soléis hacer por falta de tiempo y ofrecerle un especie de cheque para que ellos puedan elegir cuándo quieren usarlo. Algún regalo de este tipo podría ser: una ruta de senderismo, visitar un zoo, museo, o a cualquier otro lugar que les guste.

Regala valores

La Navidad es una época para ayudar a los demás y ser solidarios. Podemos aprovechar para enseñar a nuestros hijos lo bonito que es la solidaridad. Ayudar a los que no tienen nada es la mejor manera de enseñarles lo afortunados que son e inculcarles buenos valores. 

Una buena idea puede ser hacer un acto benéfico con ellos. Por ejemplo, acudir a un comedor social y donar comida, donar ropa o mantas a algún sintecho, acoger en casa un animal durante unos días o cualquier acto solidario que se nos ocurra. 

Ya tienes todas las claves para evitar el síndrome del niño hiperregalado, ahora solo tienes que dejar volar la imaginación y apuntar las mejores ideas de regalos que se te ocurran para la próxima Navidad, cumpleaños, comunión o cualquier evento que quieras celebrar para tus hijos. 

Artículo escrito por:

María de Ertheo. ERTHEO Education & Sports

 

Comparte