• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo cortar las uñas a los bebés

01/10/2014

Muchos padres habrán notado que sus bebés, incluso al cabo de pocas horas de nacer, tienen la cara llena de pequeños arañazos que se provocan ellos mismos con las uñas. Por ello, es importante aprender cómo cortarles las uñas a pesar de que muchos padres, sobre todo los primerizos, sienten cierta angustia.

Durante la etapa de la lactancia y la primera infancia las uñas crecen muy deprisa, por lo que es muy posible que tengas que cortarle las uñas una vez por semana e incluso con más frecuencia.

¿Por qué es importante cortarles las uñas?

Mantener las uñas bien cortadas del pequeño es importante para garantizar su seguridad ya que debido a la falta de control muscular, los bebés pueden hacerse arañazos y cortes en su delicada piel mientras agitan las manos y los pies. Cuando son mayores (edad de ir a la guardería o jardín de infancia) y empiezan a relacionarse y a jugar con otros niños es importante cortarles las uñas para que no se hagan daño.

Consejos para un mejor cortado de uñas

En los primeros meses es preferible cortarles las uñas mientras están dormidos. Si no es posible, hay que buscar la manera más cómoda para todos. A medida que crezcan cada vez será más difícil.

Algunos padres prefieren cortarles las uñas en pareja. Mientras uno sujeta al bebé, el otro le corta las uñas. Tanto si lo haces en pareja como no, lo primero que hay que tener en cuenta es buscar una buena posición que te permita acceder cómodamente a las manos del bebé. A continuación sigue estos consejos:

  • Sostén firmemente la palma del bebé con una mano.
  • Córtale las uñas con la otra mano.
  • Utiliza tijeras especiales para bebés (puntas romas y redondeadas para garantizar su seguridad).
  • Utiliza limas para uñas para eliminar repelos e irregularidades (aunque si se ha hecho correctamente con las tijeras no hará falta).

Si por accidente le haces un pequeño corte en el dedo no te preocupes; utiliza una gasa estéril y aplica una presión suave sobre la herida para frenar la hemorragia. No apliques ninguna venda ni tirita para parar la hemorragia. Los bebés se llevan constantemente las manos a la boca, por lo que podrían aflojar fácilmente la venda o la tirita y atragantarse con ella.

Para más información sobre cómo curar las heridas, consulta aquí qué debe contener el botiquín de primeros auxilios para tu bebé.

Fuente: http://kidshealth.org/

Tema: 

Comparte