• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo conseguir que nuestros hijos concilien el sueño en vacaciones

23/06/2016

Llegan las vacaciones y los niños no quieren irse a dormir a la hora habitual. En verano, duermen menos y les cuesta más conciliar el sueño. Por ello, conseguir que se vayan a la cama puede convertirse en una batalla diaria. Pero, ¿por qué los niños tienen más dificultades para dormirse durante las vacaciones de verano?

  • Ya de por sí, los pequeños tienen un sueño más superficial que los adultos.
  • Las temperaturas altas del verano provocan que sea más difícil conciliar el sueño.
  •  En verano, los niños normalmente realizan más ejercicio físico (actividades deportivas al aire libre), algo que aumenta el nivel de excitación y hace que estén más activos durante todo el día.

La conjunción de estos factores provoca que a los niños les cueste más dormir durante las vacaciones. Pese a esto, existen algunas recomendaciones que pueden ayudar a los pequeños a conciliar el sueño:

  • Intentar que los niños mantengan la misma rutina nocturna durante todo el año; que se vayan a dormir a una hora parecida a la que lo hacen durante el curso escolar. Las rutinas pueden variar moderadamente y los pequeños pueden irse a dormir entre 30 minutos y una hora más tarde en vacaciones, pero nunca se les debe dejar total libertad y desajustar los horarios por completo.
  • Mantener una rutina en el horario de la cena.
  •  Crear unas condiciones adecuadas en la habitación del niño: sin luz, sin ruido y con una temperatura entre los 23°C y los 24°C.

Si los horarios se cambian drásticamente en verano, los niños también padecerán un importante síndrome postvacacional. De todas maneras, los padres no deben preocuparse en exceso si el niño tarda unos días en acostumbrarse a la rutina escolar. Si se han seguido unas pautas adecuadas, es normal que el pequeño tarde unos diez días en volver a retomar el horario habitual. Hay que tener en cuenta que, para empezar a preocuparse por si se pudiera tratar de trastornos de sueño, es necesario que transcurran al menos seis meses.

Comparte