• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

¿Cómo afrontar los problemas menstruales más frecuentes?

06/10/2017

Lo más probable es que los problemas relacionados con la menstruación no sean nada por lo que una chica deba preocuparse. Pero, si sus síntomas no le dejan hacer vida normal, no remiten a pesar de seguir los consejos de su médico o sospecha que podría padecer alguna afección, debería ir al médico.

Síndrome premenstrual

La mayoría de las chicas tienen que lidiar con el síndrome premenstrual en torno a la llegada de la menstruación. Este síndrome abarca tanto síntomas físicos como emocionales, que manifiestan muchas chicas y mujeres justo antes de tener la menstruación cada mes.

Entre sus síntomas, se incluyen los siguientes:

  • Hinchazón.
  • Cansancio.
  • Dolor de espalda.
  • Senos sensibles o doloridos.
  • Dolor de cabeza.
  • Estreñimiento o diarrea.
  • Decaimiento.
  • Irritabilidad.
  • Cambios de humor.
  • Dificultad para afrontar el estrés.
  • Problemas de sueño.
  • Otros

El síndrome premenstrual suele ser más acusado durante la semana o las dos semanas previas al inicio de la menstruación y suele desaparecer en cuanto esta comienza.

Se pueden adoptar algunas medidas para aliviar los síntomas del síndrome premenstrual, como seguir una dieta equilibrada con mucha fruta y verdura fresca, reduciendo la ingesta de alimentos procesados y el consumo de sal.

Eliminar la cafeína de la dieta, el ejercicio físico diario y las técnicas de relajación, como la meditación, también pueden ayudar a algunas chicas.

Los analgésicos que se venden sin receta médica pueden aliviar el dolor de cabeza y de espalda. De todos modos, para los síndromes premenstruales muy fuertes, es necesario ir al médico. 

Dolores menstruales 

Muchas chicas tienes dolores menstruales (también conocidos como espasmos abdominales o uterinos) durante los primeros días de la menstruación. Lo bueno es que estos dolores solo suelen durar unos pocos días; además hay medicamentos, como el ibuprofeno, que los pueden aliviar.

El ejercicio regular también ayuda. Darse un baño caliente o ponerse una compresa caliente o una manta eléctrica sobre el vientre pueden ayudar a relajar los músculos uterinos. Pero, si se tienen espasmos muy fuertes que impiden hacer vida normal o si los medicamentos que se venden sin receta médica no los alivian, se debe consultar al médico.

¿Qué hacer si se sospecha que existe un problema? 

En lo que respecta al periodo menstrual, el cuerpo de cada chica tiene su propia cronología (a menudo imprevisible) para irse regulando. Es completamente normal que los períodos menstruales de los dos primeros años de la menstruación sean irregulares.

Pero, si la menstruación de una chica no ha adquirido una pauta relativamente previsible tres años después de empezar a menstruar o si tenía ciclos regulares pero deja de tenerlos o tiene dos faltas seguidas, deberá ir al médico para saber si tiene algún problema. Si mantiene relaciones sexuales y tiene una falta, debería ir al ginecólogo o a un centro de planificación familiar para asegurarse de que no está embarazada. 

Aunque la mayoría de los problemas relacionados con la menstruación no suelen tener importancia, siempre es mejor prevenir.

Una chica debería ir al médico si:

  • Se siente muy deprimida o desesperada o ha pensado en hacerse daño. Hay una forma grave del síndrome premenstrual que cursa con estos síntomas y que requiere de ayuda inmediata.
  • Ha cumplido 15 años y todavía no ha empezado a menstruar. El médico la explorará para determinar por qué no tiene la menstruación todavía (amenorrea). 
  • Deja de tener la menstruación o sus ciclos son muy irregulares después de haber sido regulares durante un tiempo. Esto podría indicar un desequilibrio hormonal o un problema relacionado con la alimentación.
  • Sus menstruaciones son muy abundantes o largas o las tiene más a menudo que cada 21 días (menorragia). Si pierde mucha sangre, podría padecer anemia (escasez de glóbulos rojos en la sangre) y sentirse muy débil y cansada. Puesto que muchas chicas tienen desequilibrios hormonales durante la pubertad, la menorragia es frecuente en la adolescencia. 
  • Sus menstruaciones son muy dolorosas (dismenorrea). El médico intentará determinar la causa y la tratará para hacérselas más llevaderas.

Acceso a la fuente de consulta:

Cómo afrontar los problemas menstruales más frecuentes. KidsHealth. [Fecha de consulta: 06/10/2017]

Comparte