• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cómo actuar cuando un niño roba

15/03/2015

Los padres suelen preocuparse cuando se dan cuenta de que su hijo ha robado, se preguntan por las causas de esta acción, por el comportamiento, por la magnitud del problema, e incluso si su hijo puede convertirse en un "delincuente juvenil".

¿Los niños entienden qué es robar?

Es frecuente y normal que un niño pequeño tome algo que no le pertenece si despierta su interés o le llama la atención. Este acto no puede considerarse exactamente un robo hasta que el niño sea lo suficientemente maduro como para entender que tomar lo que no le pertenece es una conducta inapropiada. La edad para empezar a entenderlo es entre 3 y 5 años.

Una educación activa por parte de los padres sobre la propiedad y la consideración hacia los demás le ayudará a entender el concepto de honradez. Los padres actúan como modelos de los hijos: si estos se llevan material de oficina del trabajo a casa o presumen de que el cajero del supermercado les ha devuelto cambio de más, los hijos entenderán que es una práctica legítima y será muy difícil que entiendan el valor de la honradez.

Robar en la adolescencia

Aunque muchos niños aprenden y saben que robar no es correcto, los niños mayores y adolescentes a veces roban, y lo hacen por varias razones:

  • Tener tantas cosas como sus hermanos, que aparentemente son favorecidos con más regalos o más afecto.
  • Mostrar valentía ante amigos y compañeros.
  • Hacer regalos a amigos o familiares para ser aceptado mejor por sus iguales.
  • Tener miedo a una dependencia, ya que desean no tener que depender de nadie, de manera que roban lo que necesitan.

Una pregunta que deben hacerse los padres es si el hijo ha robado por la necesidad de recibir una mayor atención. Podría ser que el objeto robado viniera a sustituir la falta de amor o de afecto que pueda percibir el niño. Los padres deben esforzarse y darle más protagonismo y reconocimiento al hijo como un miembro importante de la familia.

Cómo actuar ante un niño que ha robado

Si se toman las medidas adecuadas, es bastante probable que el niño abandone la práctica de robar. Si los padres descubren que su hijo ha robado, se recomienda:

  • Comunicarle que robar no está bien.
  • Si es adolescente, ayudarle a pagar o devolver el objeto robado.
  • Asegurarse de que el niño no se beneficia del objeto robado bajo ninguna circunstancia.
  • Evitar broncas, pronosticar mal comportamiento futuro o calificarle de ladrón o de mala persona.
  • Darle a entender claramente que su comportamiento es totalmente inaceptable.

Si el niño sigue robando y además hay otros indicios de mal comportamiento, el hecho de robar puede ser señal de un problema más grave respecto al desarrollo emocional del niño o de la familia.

Al tratar a un niño que roba de forma persistente, el psiquiatra evaluará cuáles son las verdaderas razones por las que tiene necesidad de robar, y desarrollará un programa de tratamiento.

Algunos aspectos importantes son ayudarle a aprender a establecer una relación de confianza (ya que los niños que roban de forma repetida tienen un problema de confianza hacia los demás y para establecer buenas relaciones) y ayudar a la familia para que apoye al niño en una trayectoria más saludable de desarrollo.

Referencia bibliográfica:

Los niños que roban. American Academy of Child and Adolescente Psychiatry

Comparte