• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Las claves para mejorar los hábitos alimenticios de toda la familia

26/05/2018
Si tienes hijos, el tema de la comida puede suponerte un quebradero de cabeza, cuántos padres se habrán hecho la típica pregunta ¿y hoy que le hago de comer a mis hijos?
 
Lo cierto es que el estilo de vida que llevamos muchas veces nos hace abusar de los alimentos procesados y de la bollería. Por comodidad o desconocimiento, los comemos más de lo que deberíamos y seguramente no le damos importancia, seguimos pensando que nuestra alimentación es buena.
 
La obesidad es ya uno de los problemas más serios de la sociedad y por eso deberíamos preguntarnos ¿Qué estamos haciendo mal?
 
Los hábitos de vida de los padres influyen mucho en los hijos. Somos los que tenemos que dar ejemplo para que nuestros hijos aprendan a comer y cocinar de forma saludable para que sean adultos sanos en el futuro.

Cómo empezar a mejorar nuestros hábitos alimenticios

Empieza poco a poco, de forma escalonada. Lo primero que tenemos que hacer es apuntar en un papel todo lo que comemos durante varios días, así nos daremos cuenta de si de verdad estamos comiendo sano o hay cosas que podemos mejorar.
 
El principal consejo para cambiar cualquier hábito es no hacerlo de forma radical, el cambio sería demasiado brusco y la mayoría no terminaría adaptándose y volvería a los hábitos del pasado.
 

Consejos para empezar:

 
Cambia tu lista de la compra
 
Lo mejor que hay para no comer procesados, es directamente no comprarlos. Puedes primero eliminar de la despensa la bollería, luego las bebidas gaseosas azucaradas, los zumos de bote, etc. Paso a paso cuesta menos.
 
Dale tiempo a tu paladar
 
El azúcar, los saborizantes y demás, solo hacen que nuestras papilas gustativas estén atrofiadas, están acostumbradas a sabores inventados, que no se encuentran en la naturaleza por lo que se necesita un tiempo de adaptación para que nuestro paladar sepa apreciar la comida saludable.
 
Busca sustitutivos saludables
 
Por ejemplo,acude al chocolate negro cuando tengas antojo de dulce, prepara un bizcocho sin azúcar ni harinas refinadas para desayunar el fin de semana. Prepara un helado natural de yogur y frutas para los días calurosos de verano. ¡La imaginación no tiene límites! Así es más fácil conseguir el cambio.
 
La organización es la clave del éxito
 
Preparando un menú semanal ahorras tiempo y dinero. Compras un día a la semana, cocinas un día a la semana y el resto de los días, ¡calentar y listo! ¿Suena bien verdad? El tener preparados previamente los platos te obliga a comértelos. Todos sabemos que el hambre es muy buena amiga de los caprichos y muy mala amiga de la fuerza de voluntad.
 
Aquí tienes la ayuda que necesitas para empezar el cambio
 
Si te has decidido a mejorar tus hábitos o al menos intentarlo, pensarás… Todo esto está muy bien pero ¿De dónde saco las ideas para cocinar sano y rico?
 
Muchas veces nuestra idea de la cocina es escasa y mucho menos nuestro conocimiento de la nutrición pero eso no debe ser un freno para conseguir el cambio.
 
Aquí tienes un regalo que te ayudará a dar el primer empujón. Se trata de un menú mensual de comidas para pegar en la nevera que han diseñado 20 nutricionistas gracias al proyecto emprendido por ertheo.com. en su afán de ayudar a los padres a mejorar sus hábitos alimenticios y los de sus hijos. También tienes un eBook con recetas, comentarios y recomendaciones de los 20 nutricionistas que han colaborado de forma altruista en este proyecto.
 
 
Esperamos que estos consejos os sirvan de ayuda para mejorar la alimentación de toda la familia. ¡Mucho ánimo para empezar este gran cambio!

Comparte