• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cinco medidas básicas para una casa libre de tóxicos

11/03/2014

Si bien muchos padres intentan minimizar peligros en casa al cubrir los enchufes o colocar barreras ante las escaleras, debemos prestar atención también a otro tipo de peligros derivados de productos químicos: menos visibles pero tóxicos.

Los productos químicos juegan indudablemente un papel importante en nuestras vidas, pero deben ser tratados con precaución, y más si son tóxicos. Los niños son más vulnerables a estos agentes, ya que su cerebro se encuentra todavía en formación, y la exposición a ciertos productos puede alterarlo causando trastornos del neurodesarrollo.

A pesar de que a menudo no siempre es obvio, el hogar está lleno de productos que contienen componentes tóxicos, desde los detergentes o limpiadores hasta pulidores de muebles, pilas, insecticidas, envases de metal, de plástico, etc.

Es importante reducir al máximo los productos con agentes tóxicos en casa o en su defecto su exposición a los niños. También es aconsejable reducir la frecuencia de su uso. 

Leer la etiqueta de los productos sobre qué contienen o cuál debe ser su uso apropiado debería ser la norma antes de decidirse a comprar o usar un producto. Si existen dudas siempre se puede preguntar al vendedor o a algún experto sobre el tema. 

Una vez comprado, es importante seguir las instrucciones de uso, y no mezclar nunca distintos productos.

Estas medidas también son válidas si estás embarazada, puesto que la inhalación de ciertas sustancias también puede ser perjudicial. A la hora de desechar estos productos, hay que hacerlo de forma segura, depositándolos en el contenedor correspondiente, o llevándolos al centro de tratamiento de residuos en el caso de los más peligrosos (pilas, baterías, electrodomésticos estropeados, aparatos con cobre o aluminio, etc.).

A continuación se detallan las 5 medidas básicas para que la vivienda sea un espacio libre de tóxicos:

  1. Mantener el hogar libre de polvo: el polvo es portador de diminutas partículas en suspensión que, aún en proporción pequeña, son dañinas para los pulmones y para el cerebro en desarrollo. El método más eficaz es aspirarlo diariamente. Es especialmente importante mantener limpias y seguras las zonas de juego, de aprendizaje y de la vida diaria, especialmente la cocina y el cuarto de baño.
  2. Usar productos de limpieza ecológicos: es decir, limpiadores que no contengan muchos agentes químicos ni perfumes. El bicarbonato sódico, por ejemplo, es suficiente para higienizar cocinas y baños, y el agua con vinagre limpia bien suelos y ventanas. Algunas de las sustancias tóxicas más conocidas son: amoníaco, ácido sulfúrico o fosfórico, sosa cáustica, cloro, formaldehído y fenol.
  3. Reducir el uso del plástico: se desaconseja emplearlo en el microondas, incluso aunque esté indicado para ese electrodoméstico. Los envases de plástico pueden desprender poco a poco partículas que son perjudiciales (deben reciclarse rápidamente tras su uso). Es recomendable evitar piezas de la casa hechas de policloruro de vinilo (PVC).
  4. Si hay que hacer obras, aislar esa zona de la casa: por dos motivos. Primero, porque genera más polución, y segundo, porque suele haber productos tóxicos como pinturas, disolvente, etc. que son muy dañinos para la salud.
  5. Los productos tóxicos, siempre bien lejos del alcance de los más pequeños: si es necesario guardar productos algo más tóxicos, deben dejarse siempre en lugares a los que no puedan acceder, como puertas cerradas con llave, armarios con cierre o altillos y armarios a los que no pueden llegar. Siempre es mejor depositarlos en envases herméticamente cerrados. Estas medidas incluyen también los medicamentos y la basura, que debe guardarse en un recipiente sellado.

Si a pesar de todas las precauciones sospechas que tu hijo puede haber entrado en contacto con alguna sustancia peligrosa (por ingestión, inhalación, contacto con la piel, etc.) consulta cómo actuar en caso de intoxicación y busca atención médica tan rápido como te sea posible.

Referencias bibliográficas:

Productos Tóxicos en su Hogar. Children’s Environmental Health Network. 2009 

Matey, P. Los cinco enemigos tóxicos de los niños. El Mundo Salud. 2011 [acceso: 4-3-2014]. Disponible en: 

Andrews, E. Productos tóxicos de uso doméstico. Cooperativa de Extensión de la Universidad de Wisconsin. 

Comparte