• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Cinco conceptos clave para prevenir el abuso contra menores

24/10/2013

Según el Consejo de Europa, uno de cada cinco niños es víctima de violencia sexual. Padres, maestros y otros cuidadores pueden ayudar a evitarlo, ofreciéndoles estos sencillos consejos.

Los abusos de tipo sexual contra los menores son uno de los aspectos que más preocupa a los padres, ya que se trata de un peligro contra el cual los niños están indefensos.

Según datos oficiales del Consejo de Europa, una de cada cinco personas sufrirá alguna clase de abuso durante su niñez. Con el objetivo de combatir este problema, y para que los menores tengan con qué defenderse, el Consejo de Europa aconseja a los padres enseñar a sus hijos la llamada “Regla de Kiko”.

Se trata de una sencilla regla para que estén mejor prevenidos. Sus dos premisas fundamentales son muy comprensibles:

  • No debes permitir que otros niños ni adultos toquen las partes del cuerpo cubiertas por ropa interior.
  • No debes tocar esas mismas zonas de otros niños o adultos.

La Regla de Kiko: ¿para qué sirve?

Además de ayudar a prevenir abusos en general, enseñar esta regla a los más pequeños ayudará a que aprendan otros principios básicos sobre su propio cuerpo, que tarde o temprano los padres les enseñarán.

1. La intimidad del propio cuerpo

Los niños entenderán que su cuerpo les pertenece, y que las otras personas no deben tocarlo sin su permiso. Los expertos señalan que es importante una comunicación abierta y directa sobre el tema, empleando el nombre correcto de los genitales. Es de vital importancia que comprenda que debe responder con un “no” rotundo cuando un adulto le ofrezca realizar tocamientos. Igualmente, se debe ofrecerle una total confianza, para que no tenga dudas en explicarlo si alguna vez sufre experiencias de este tipo.

2. Un límite comprensible y ajustado a la realidad

La ropa interior es una “frontera” entre los buenos y los malos hábitos de tocarse, y proporciona a los niños un elemento fácil de recordar. Además, se les puede explicar que en algunas ocasiones los médicos o cuidadores pueden necesitar examinarles esas partes, y que si no están seguros de si pueden o no, siempre podrán preguntarlo a un adulto de confianza.

3. Los secretos malos no deben guardarse

Es táctica habitual de algunos abusadores recurrir a “los secretos” entre el niño y él para que sus prácticas queden encubiertas. Los niños deben ser conscientes que si guardan secretos malos, es decir, aquellos que les hacen sentir nerviosos o incómodos, deben contarlos a una persona adulta de confianza. Estos pueden ser padres, madres, profesores o incluso agentes de policía. Sin embargo, los secretos buenos (como un regalo o una fiesta sorpresa, por ejemplo) sí deben ser guardados. 

4. El adulto también es responsable de la seguridad

Uno de los efectos psicológicos del abuso es que el menor sienta vergüenza, nervios o miedo. Los adultos deben ser receptivos a esta clase de cambios de conducta, y además deben colaborar creando un clima que no esté dominado por tabúes. De este modo, los niños siempre se sienten libres para expresar cualquier cosa que sientan. 

5. Elaboración de la “red de confianza”

Con la “Regla de Kiko”, los niños aprenderán a distinguir a quién pueden contar sus intimidades con plena libertad y a quién no. No obstante, aquí hay que tener presente que en un importante número de casos el abusador es alguien conocido del entorno del niño. Así, no es mala idea preguntar al niño de vez en cuando qué relación tiene con la gente de su entorno, y estar alerta por si se observa alguna conducta extraña con alguien.
 
Del mismo modo, se le deben recordar al pequeño las reglas básicas para prevenir abusos de fuera de su entorno: no hablar nunca con desconocidos, no aceptar regalos o chucherías de ellos, no subirse nunca a un coche de alguien que no conozcan, etc.
 
Referencia bibliográfica:
 
Enseñe a su hijo la “Regla de Kiko”. Consejo de Europa, 2013 [acceso: 21 de octubre de 2013]. 
 

Comparte