• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

La caries infantil, un problema de salud bucal infantil muy común y fácilmente prevenible

20/09/2016

Entendemos por salud bucodental a la ausencia de enfermedad que favorece un estado de bienestar físico y psíquico. El niño con una boca sana no presenta dolor, desarrolla sus funciones orales perfectamente: masticación, deglución y fonación; y le permite un desarrollo adecuado físico, psíquico y social.

En el niño se altera su estado de salud bucal básicamente por patología infecciosa, que incluye a la caries y gingivitis. También por patología de desarrollo secundario a hábitos y/o disfunciones orales como: succión prolongada del chupete, succión digital, deglución infantil, respiración oral,….

De todos ellos, el problema más importante es la caries infantil, enfermedad infecciosa provocada por el germen Streptococcus mutans. La colonización es por contagio vertical, fundamentalmente de padres a hijos o cuidadores. Los estreptococos, en determinadas condiciones, producen ácidos que desmineralizan al diente, destruyéndolo progresivamente. 

¿Cuáles son las condiciones para que se desarrolle la caries?

La condición más importante es la presencia prolongada de carbohidratos (azúcares) en la boca, que sucede en los niños que ingieren con frecuencia alimentos/bebidas con alto contenido en azúcares y carbohidratos fermentables. Esta situación asociada a la escasa o ausencia de higiene oral y la presencia de defectos en el esmalte no diagnosticados precozmente, favorecen su aparición.

Los niños tienen dientes de leche, que cambiarán por otros dientes, ¿qué importancia tiene pues que tengan caries? 

Las caries que afectan a los niños menores de seis años reciben la denominación de caries de la primera infancia (edad en la que los dientes son deciduos, temporales, o también denominados de leche) y cuando afecta a menores de tres años, es especialmente grave y por ello reciben la denominación de caries de la primera infancia severa.

Los dientes de leche anteriores se recambian hacia los seis años, y los posteriores, sobre los diezaños. Su función, además de la masticación, es permitir un desarrollo armónico de los maxilares, mantener espacios para los dientes permanentes, permitir un adecuado desarrollo del lenguaje y estética dental.

Cuando se desarrollan las caries y no se tratan, producirán dolor, que afectarán a la masticación, al desarrollo físico, a la concentración y al aprendizaje. Perderán dientes, que alterarán la alineación de los dientes permanentes. Puede haber complicaciones infecciosas, a veces graves que precisarán hospitalización.

No es infrecuente ver niños con casi todos los dientes afectos, que influirán severamente en el desarrollo físico y psíquico del niño. Además sabemos que un niño con caries, será con toda probabilidad un adulto con caries.

¿La caries es un problema de salud pública?

En los países desarrollados como el nuestro, la caries es la enfermedad crónica más frecuente, superando al asma y la diabetes. Entre los cinco - seis años, el 36% de los niños tienen más de un diente con caries.

Antes de los tres años un determinado grupo de niños ya tienen caries que afecta a los dientes anteriores y va afectando a los molares según van erupcionando. Se relaciona directamente con la ingesta de bebidas azucaradas (zumos), biberón de leche nocturno, incluso con la lactancia natural prolongada a demanda y administrada durante la noche. Afecta al 2-3% de la población infantil.

Las otras condiciones necesarias asociadas son: la ausencia de higiene oral, la escasa frecuencia o el inicio tardío del cepillado así como también la salud oral de los padres. Los hijos de inmigrantes y la población con menores ingresos, tienen mayor prevalencia de caries, por lo que se deduce que la caries tiene una relación con el status socio económico.

El tratamiento de las caries en niños de corta edad es muy difícil y no está cubierto por la sanidad pública. En una gran mayoría se precisa un tratamiento  en medio hospitalario con anestesia general. Actualmente el índice de restauración es bajo en niños, alrededor del 20%. Por tanto la caries infantil se considera un grave problema de salud pública.

¿Cuáles son las medidas que pueden prevenir las caries?

Básicamente consistirá en eliminar o controlar los factores de riesgo comentados. Si los padres tienen caries activas y una carga elevada de estreptococos, será fácil que contagie a su hijo. El contagio (trasmisión bacteriana), es por besos, al limpiar el chupete, probar alimentos con la misma cuchara, etc.). 

También sabemos que cuanto más tarde se inicie la higiene dental, más tiempo el niño tendrá placa bacteriana, y más riesgo de caries. Por ello que es muy importante la orientación temprana para los padres/cuidadores para detectar factores de riesgo y prevenir esta enfermedad. Es aconsejable una primera visita al odontopediatra antes del primer año de edad, para diagnosticar signos incipientes de caries y tratarlos precozmente. 

Los padres y niños se relacionan con un entorno sanitario (pediatra, matrona, enfermería) antes que con el dentista, por tanto estos profesionales pueden influenciar en la mejora de su salud bucal, con consejos básicos y elementales.

¿Qué tratamiento deberán recibir estos niños?

Como antes mencionamos, el tratamiento de caries en dentición temporal no esta cubierto por la sanidad pública. El diagnóstico casi siempre es tardío, cuando el niño tiene dolor y habitualmente presenta múltiples caries. En estas situaciones es necesario el tratamiento por el odontólogo especializado u odontopediatra. Cuanto más corta es la edad del niño, es más difícil el tratamiento, siendo el único recurso el tratamiento con anestesia general, tratamiento complejo y costoso.

Si mejorásemos la prevención, con la intervención de la matrona y el pediatra en “educación” y el papel del odontopediatra en el “diagnostico precoz”, disminuirían radicalmente la prevalencia, las lesiones serian leves y subsidiarias de recibir un tratamiento médico, y no quirúrgico como lo es finalmente.

Conocemos con certeza que la caries es una enfermedad prevenible. La importancia de una dieta e higiene oral adecuadas, el uso de productos remineralizantes como el flúor, a través de pastas dentales que aportan calcio y fosfatos, actualmente es posible tener a una población infantil libre de caries si se desarrollan las medidas preventivas adecuadas. 

Para el futuro se vislumbran mejoras con el conocimiento del “microbioma” oral, con el objetivo de mantener el equilibrio bacteriano a favor de bacterias protectoras de la caries dental.

El Hospital Sant Joan de Déu Barcelona lleva más de 40 años tratando niños desde el nacimiento hasta los 18 años para la detección precoz de los problemas de maloclusión, solucionar las alteraciones esqueléticas y restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la cara y la boca. Para más información, consulta la página web del Servicio de Ortodoncia.

Comparte