• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Caídas graves. Cómo prevenirlas y cómo actuar si se producen

21/06/2012

Con lo que los niños corren, escalan y exploran, no es sorprendente que las caídas sean comunes. Si bien muchas de estas caídas tienen como resultado golpes leves, cortes y moratones, algunas pueden causar graves lesiones que necesiten atención médica inmediata. ¿Cómo debemos manejar estas situaciones?

Lo que debes hacer:

Llama a emergencias (112) y no muevas al niño si:

  • Puede haberse lastimado seriamente la cabeza, el cuello, la espalda, la cadera (hueso coxal) o los muslos.
  • Está inconsciente o lo estuvo brevemente.
  • Está teniendo dificultad para respirar.
  • No respira (si estás entrenado para practicar la reanimación cardiopulmonar RCP, hazlo).
  • Tiene convulsiones.

Si piensas que es seguro mover al niño:

  • Consuélalo y comprueba que no tenga ninguna lesión.
  • Ponle una compresa fría o una bolsa de hielo si tiene golpes o moratones.
  • Dale acetaminofeno o ibuprofeno para el dolor.
  • Si lo necesita, que descanse unas cuantas horas.
  • Obsérvalo con atención las próximas 24 horas, por si muestra síntomas o un comportamiento inusual.

Busca asistencia médica si el niño:

  • Está muy somnoliento y es difícil despertarlo.
  • Se irrita y enfada fácilmente y es difícil consolarlo.
  • Vomita más de dos o tres veces.
  • Se queja de dolor en la cabeza, el cuello, la espalda, o cualquier otra parte del cuerpo.
  • No camina de manera normal.
  • No controla el movimiento de sus ojos, y no enfocan correctamente.
  • Presenta cualquier comportamiento o síntoma que te preocupe.

¡Piensa en prevenir!

  • Nunca dejes sin supervisión a un bebé o a un niño pequeño en la cama o sobre cualquier mueble.
  • Usa portones y evita los andadores para reducir la posibilidad de que los niños se caigan.
  • Asegúrate de sujetar bien a los niños pequeños a las sillas de comer, a las mesas para cambiarlos, a los carros de la compra, y a los coches.
  • Asegúrate de que usen casco cuando vayan en bicicleta o patinen.

Referencia bibliográfica:

Blank Children's Hospital

 

Comparte