• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Los beneficios de que tus hijos coman verduras crudas

07/01/2015

Para que los niños obtengan los nutrientes necesarios para las actividades cotidianas deben seguir una dieta equilibrada y sana, y en ella no deben faltar las verduras, y si pueden ser crudas mejor, ¿sabes por qué? 

¿Por qué es mejor comer las verduras crudas?

La forma como estén preparadas las verduras y hortalizas influye en los nutrientes que les aportan. De hecho, un estudio del Imperial College de Londres ha demostrado que comer las verduras crudas conserva mejor todos sus nutrientes y ayuda a mantener la tensión arterial baja. 

En este sentido, debes saber que hay ciertas diferencias nutricionales entre las verduras crudas y las cocidas. De hecho, cuando se hierven, fríen o asan verduras cambia la composición química de éstas.

Por ello, los niños y adultos que comen verduras que han sido cocidas contienen, por ejemplo, menos cantidades de antioxidantes. Igualmente ocurre en el caso de los vegetales que contienen vitaminas, glucosinolatos o polifenoles y otros nutrientes que son solubles en el agua y sensibles al calor; al cocinarlos, disminuyen sus aportes nutricionales.

Además, cabe destacar que, según la forma cómo se preparen, el propio organismo tiene más dificultad a la hora de absorber los nutrientes de las verduras que han sido cocinadas. 

Así pues, crudas es la forma más sana de comer verduras porque es de este modo cómo mantienen todos sus aportes nutricionales.

Al vapor y escaldadas, las verduras también conservan sus nutrientes

A pesar de todo, si a muchos niños ya les cuesta comer verdura, es posible que no les entusiasme demasiado la idea de hacerlo si además, está cruda. Si este es el caso de tus hijos, existen dos métodos para cocinarlas manteniendo al máximo sus beneficios nutricionales: al vapor o escaldadas.

Lo ideal es cocer las verduras al vapor o bien escaldándolas primero sumergidas en agua caliente y una vez listas debes sumergirlas en agua fría para detener el proceso de cocción. De esta manera se mantienen sus nutrientes y se consigue suavizar su textura.

A pesar de todo, cabe destacar que en algún tipo de verdura u hortaliza, como es el caso del tomate, la absorción de nutrientes como los carotenos mejora cuando se cuecen. 

Ten en cuenta, sin embargo, que las verduras son sólo una parte dentro una dieta equilibrada. Para que tus hijos tengan una salud de hierro también deben comer fruta, controlar la ingesta de grasas, tomar lácteos, huevos, cereales, pescados y mariscos y carne. Todo, en su debida proporción y acompañado de otros hábitos saludables como la práctica de deporte hará que los pequeños se acostumbren a seguir unas costumbres muy sanas que podrán mantener en el futuro.

Acceso a los documentos originales:

Eating raw veggies best for blood pressure. Cleveland Clinic. 

Comparte