• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Bebidas de rehidratación o isotónicas: ¿son recomendables en niños?

06/03/2017

Historia de las bebidas para deportistas

Si bien tuvieron su auge a partir de los años 90, las bebidas de rehidratación oral para deportistas, conocidas también como bebidas isotónicas, tienen su origen a finales de la década de 1960 en Estados Unidos.

En la Universidad de Florida, JR Cade, doctor en nefrología, en colaboración con su equipo médico, elaboró una bebida destinada a reponer el agua, los hidratos de carbono y las sales que perdían los jugadores del equipo de fútbol local, los Gators de Florida, que en la segunda mitad de los partidos los días de calor intenso presentaban un peor rendimiento deportivo y, tras el partido, una disminución de la producción de orina. En honor al equipo universitario, cuando posteriormente se comercializó la bebida, se hizo con el nombre de Gatorade®.

¿Qué son las bebidas isotónicas?

Las bebidas de rehidratación oral para deportistas son soluciones que contienen agua, hidratos de carbono de absorción rápida (fructosa, glucosa, sacarosa y dextrosa) y electrolitos (sales minerales), principalmente sodio, potasio, cloro, fósforo y magnesio. 

A diferencia de las bebidas energizantes (RedBull®, Monster®, Burn®, Missile®…), no contienen sustancias estimulantes, como la cafeína o la taurina.

Como muestra su historia, su uso está orientado a deportistas, con el fin de reponer el agua, los hidratos de carbono y las sales minerales que se consumen o se pierden por sudoración durante la actividad física, cuando ésta es intensa o prolongada.

¿Son necesarias para niños?

Actualmente su uso se ha extendido tanto en deportistas que, por imitación y por reclamo publicitario, es frecuente ver incluso a niños tomándolas durante o después del ejercicio físico. Esto nos lleva a preguntarnos si este tipo de bebidas son necesarias y adecuadas para niños. 

Basándose en estudios sobre las necesidades energéticas y las pérdidas de líquidos y sales minerales con la actividad física en niños, sociedades científicas como la Academia Americana de Pediatría desaconsejan su consumo.

  • En primer lugar, los niños y adolescentes pierden menos sales minerales por sudoración.
  • En segundo, la reposición del sodio, el electrolito que se pierde mayoritariamente por el sudor, está garantizada con los alimentos de una dieta equilibrada. Por otra parte, un exceso de aporte de sales minerales puede condicionar un aumento del riesgo de padecer hipertensión arterial en la edad adulta.
  • En tercer lugar, las bebidas isotónicas contienen azúcares de absorción rápida, cuyo consumo habitual se desaconseja, igual que los zumos industriales, por su repercusión sobre la salud dental (caries) y nutricional (sobrepeso, obesidad).

Por tanto, las bebidas isotónicas no son necesarias en niños con una actividad física regular y su uso habitual puede tener efectos perjudiciales sobre la salud.

En su lugar, es recomendable utilizar el agua como rehidratante principal y completar la reposición de hidratos de carbono y de sales minerales con alimentos que aporten azúcares naturales y que sean ricos en sales minerales, como la fruta. Algunas de ellas son de fácil transporte y tienen un elevado índice glucémico, es decir, que producen una elevación rápida de los niveles de glucosa en sangre, como el plátano, por lo que suele utilizarse con frecuencia en deportes como el tenis o el ciclismo.

Otras frutas, además, tienen un elevado contenido en agua, como la sandía y el melón, lo que las hace muy apetecibles tras el ejercicio físico como rehidratante. Las frutas deshidratadas, como las ciruelas o las uvas pasas, el albaricoque (orejones) o los dátiles, son fáciles de transportar y son ideales para poder consumirlas durante una actividad prolongada, como por ejemplo el senderismo.

 

Comparte