• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Aprende cómo evitar y actuar ante un niño que se ha tragado una pila de botón

31/01/2018

Si tienes niños pequeños en casa, es importante que guardes las pilas de botón fuera de su alcance y que sepas qué es lo que deberías hacer si tu hijo se tragara una.

Las pilas de botón son pilas pequeñas de forma redondeada que se utilizan en relojes, juguetes, controles remotos, calculadoras y otros aparatos electrónicos de tamaño reducido. Estas pilas pequeñas y brillantes pueden llamar la atención de bebés y niños pequeños, que se las pueden meter con gran facilidad dentro de la boca, las orejas o la nariz. Si se tragan, estas pilas pueden quedar atascadas en la garganta (esófago), provocando atragantamientos, asfixia por aspiración o creando problemas para tragar alimentos sólidos. También pueden avanzar a lo largo del tubo digestivo, provocando lesiones graves que pueden ser de riesgo vital al cabo de dos a tres horas.

Recomendaciones de seguridad

  • Guarda todas las pilas que no utilices fuera del alcance y de la vista de tu hijo.
  • Revisa los aparatos que funcionan con pilas de botón para saber si el compartimento de las pilas requiere utilizar un destornillador u otra herramienta para abrirlo. Asegúrate de que todos esos compartimentos están bien cerrados, y no des a tu hijo ningún juguete cuyo compartimento para las pilas se pueda abrir con facilidad.
  • Guarda los aparatos que funcionan con pilas de botón fuera del alcance de tu hijo.
  • Observa atentamente a tu hijo cuando utilice aparatos que contengan pilas de botón.

Signos de haberse tragado una pila de botón

Si un niño se traga una pila de botón y esta queda atascada en su esófago, la pila puede reaccionar con su saliva y provocar lesiones graves al cabo de solo dos horas.

Por lo tanto, si encuentras un aparato al que le falta una pila de botón y/o sospechas que tu hijo se la podría haber tragado, deberías estar pendiente de los siguientes síntomas:

  • Náuseas y vómitos.
  • Fiebre.
  • Tos.
  • Dolor abdominal.
  • Problemas para respirar.
  • Diarrea.
  • Heces sanguinolentas o de color anómalo.
  • Irritabilidad.
  • Dolor de garganta.
  • Rechazo de la comida o de la bebida.

Qué hacer ante un niño que se ha tragado una pila de botón

Si tu hijo presenta algún signo asociado a haberse tragado una pila de botón, llévalo a un servicio de urgencias médicas de inmediato. Llévalo también si crees que tu hijo podría haberse tragado una pila de botón, aunque no estés seguro ni le detectes ningún síntoma. No trates de provocarle el vómito, ni permitas que coma o beba.

Con una radiografía, los médicos podrán saber si el cuerpo de tu hijo contiene o no una pila de botón. En caso afirmativo, se la deberán extraer para prevenir mayores lesiones.

Es mejor prevenir que curar

Si hay niños pequeños en tu familia, pon tu casa a prueba de niños lo máximo posible. Ponte a gatas en todas y cada una de las habitaciones para verlas desde la perspectiva de un niño. Supervisa el entorno de tu hijo y corrige todo lo que podría ser peligroso para él.

Por descontado, el hecho de que tu casa esté a prueba de niños no significa que puedas dejar de supervisar a tu hijo. Estar pendiente de los niños es la mejor forma de prevenir posibles accidentes.

Acceso a la fuente de consulta:

Household safety: Button Batteries. KidsHealth. [Fecha de consulta: 31/01/2018]

Comparte