• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Adolescentes con ovarios poliquísticos: cómo convivir con este síndrome

13/03/2017

El diagnóstico y el tratamiento precoz del síndrome de ovario poliquístico son fundamentales, porque esta afección expone a las afectadas al riesgo de desarrollar problemas a largo plazo. Con un tratamiento adecuado y un buen apoyo emocional, las afectadas pueden llevar vidas sanas y plenas.   

El síndrome de ovario poliquístico es un problema de salud frecuente que puede afectar tanto a adolescentes como a mujeres de más edad. Aunque no se conocen sus causas, parece estar relacionado con los desequilibrios hormonales.

En las chicas que lo padecen, los ovarios fabrican cantidades de andrógenos más elevadas de lo normal y esto puede interferir en el desarrollo y la liberación del óvulo. A veces, en vez de la formación y la maduración de óvulos, se desarrollan quistes en los ovarios, que son pequeñas bolsas llenas de líquido que pueden aumentar de tamaño. Puesto que las chicas con síndrome de ovario poliquístico no ovulan ni liberan un óvulo cada mes, es habitual que tengan periodos irregulares o que no les venga la menstruación.

Síntomas del síndrome de ovario políquistico

Un síntoma clave del síndrome de ovario poliquístico es tener periodos menstruales irregulares o dejar de menstruar. El desequilibrio hormonal propio de este síndrome puede desencadenar cambios en todo el cuerpo, no solo en los ovarios.

Por eso, los médicos se fijan en esos otros signos que también pueden indicar la presencia de este síndrome:

  • Periodos muy copiosos o irregulares.
  • Aumento de peso u obesidad.
  • Exceso de vello en el rostro, el pecho, el abdomen, el área del pezón o la espalda.
  • Pérdida de pelo en la cabeza.
  • Acné y poros obstruidos.
  • Oscurecimiento y engrosamiento de la piel de alrededor de cuello, axilas o senos.
  • Hipertensión, colesterol alto o diabetes
  • Las niñas que presentan algunos signos de la pubertad de forma precoz tienen un riesgo incrementado de padecer este síndrome.            

Tratamiento

Aunque el síndrome de ovario poliquístico no tiene cura, hay varias formas de tratar y de controlar esta afección. Lo que se suele hacer es tratar cada uno de sus síntomas, sea a través de dietas, actividad física o toma de medicamentos, como los anticonceptivos y los antiandrógenos. 

Si el síndrome de ovario poliquístico no se trata de una forma adecuada, puede exponer a las afectadas a muchos problemas. Las chicas que lo padecen son proclives a un crecimiento excesivo del vello corporal, el acné, la obesidad, la diabetes, las cardiopatías, la hipertensión, los sangrados uterinos anormales y el cáncer.  

El tratamiento es muy importante si se quiere tener un bebé en el futuro, porque esta afección suele provocar infertilidad cuando no se trata. De todos modos, hay que tener en cuenta que, si una chica con síndrome de ovario poliquístico mantiene relaciones sexuales, se puede quedar embarazada. De ahí la importancia de utilizar preservativos

Cómo convivir con este síndrome 

Padecer un síndrome de ovario poliquístico puede ser muy duro para la autoestima de una chica porque algunos de sus síntomas, como los problemas en la piel, el vello corporal y la ganancia de peso, son claramente visibles.

Por suerte, hay medidas que se pueden tomar para reducir estos síntomas. Hay tratamientos depilatorios para eliminar el crecimiento excesivo del vello corporal y tratamiento dermatológico para el acné.  Algunas chicas que padecen este síndrome se deprimen; en estos casos, puede ir muy bien hablar con un terapeuta u otro profesional de la salud mental, así como unirse a un grupo de apoyo.  

Acceso a la fuente de consulta:

Síndrome de ovario políquistico. KidsHealth. [Fecha de consulta: 13/03/2017] 

Etapa: 

Comparte