• El portal de la salud para las familias
  • El Observatorio de la salud de la infancia y la adolescencia
  • Más de 1000 consejos de salud para tus hijos
  • La guía de la salud y el bienestar para tus hijos

Los adolescentes son más vulnerables a las grandes porciones de comidas y bebidas poco saludables

11/01/2012

Un estudio publicado en la 'American Journal of Clinical Nutrition' revela por qué los adolescentes eligen las grandes porciones, las tallas XXL y los tamaños gigantes de bebidas y comida, casi siempre muy calóricas y con porcentajes excesivos de grasas y azúcares.

Seguir unas pautas saludables de alimentación es un hábito que debe aprenderse desde pequeño. Descuidar la educación en las cantidades diarias que deben consumirse puede tener consecuencias negativas, ya no sólo porque la salud se resentirá, sino también porque se habrá adquirido una costumbre poco saludable difícil de modificar. Un estudio aparecido en el American Journal of Clinical Nutrition demuestra que los adolescentes son fácilmente influenciables para que pidan menús de tamaño XXL e ingieran más cantidad de la que exige su apetito. Las buenas noticias son que esa tendencia puede evitarse inculcando buenos hábitos desde la infancia.

El mismo estudio pone en relieve que, en general, los niños se conforman con la porción de alimento servida. En cambio, si se les proporcionan cantidades inagotables de alimentos comen más. Se trata de un factor que puede conducir de forma inevitable a la obesidad infantil. Por esta razón, los expertos han constatado que es mejor enseñar a los niños a medir la cantidad de los alimentos.

El documento también destaca que los adolescentes son especialmente vulnerables en ese sentido. En la edad del cambio se tiene tendencia a pedir cantidades más grandes y a preferir envases más voluminosos, en parte influenciados por la publicidad. Todo ello puede conducir a una ingesta de calorías que supera ampliamente la cantidad diaria recomendada. Los expertos la sitúan alrededor de las 2.200 calorías al día, en función del peso, sexo y edad, combinadas con una hora de ejercicio.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien...

Comparte